Overblog
Seguir este blog
Administration Create my blog
10 agosto 2016 3 10 /08 /agosto /2016 17:41
HUMANA ¿ONG solidaria? o más bien SECTA CRIMINAL Transnacional.

Tras esta organización se esconde el entramado financiero de la secta danesa Tvind, cuyo líder es buscado por la Interpol.

Por nuestro colaborador Luis Santamaria.

Equipo de Investigación de RedUNE

Hace unos días la ONG Humana (también conocida como Fundación Pueblo para Pueblo) ha hecho públicos sus datos actualizados en España, revelando que durante el primer semestre del año 2016 recogió 8.160 toneladas de ropa usada a través de los 5.000 contenedores que tiene distribuidos por todo el territorio nacional, gracias a los acuerdos de colaboración que ha firmado con cientos de ayuntamientos y empresas.

La directora general de Humana España, Elisabeth Molnar, agradece la colaboración ciudadana, que según ella hace posible, tal como recoge la agencia Europa Press, darle “un fin social a la ropa usada” con lo que denomina “la economía circular” basada en la reutilización y el reciclaje de las prendas que muchas personas ya no usan.

La organización afirma que el 51 % de la ropa recogida en los contenedores se destina a la reutilización (concretamente el 13 % para las tiendas de segunda mano que tiene en España y el 38 % para vender a precios bajos en África), mientras que el resto se destina al reciclaje textil, a la conversión en combustible o a la destrucción.

De Humana a Tvind

Sin embargo, por las mismas fechas algunos medios británicos han publicado noticias que tienen en el centro de la polémica a la organización danesa de caridad Tvind y, más concretamente, a su núcleo central: el Grupo de Profesores. ¿Y qué tiene que ver todo esto con Humana? Que, precisamente, Humana es la “versión española” del grupo tan controvertido.

En el año 2006, un artículo de investigación publicado por El Semanal Digital resumía muy bien la cuestión: “la secta Tvind nació en 1969 al calor del hippismo y con la crisis de valores más creativa del siglo XX como combustible. Hoy es un imperio multinacional que tiene su rostro en Humana”.

Su fundador fue el danés Mogens Amdi Petersen, que fundó la Escuela de Cooperación Tvind en 1969 como un “movimiento ateo y apolítico”, según explica Manuel Guerra en su Diccionario enciclopédico de las sectas. La controversia ha acompañado a este grupo desde sus comienzos, y muy pronto el líder fue acusado de “control mental”. Aunque lo más sonado siempre ha sido lo económico y el entramado empresarial, llegando Petersen a estar prófugo y buscado por la Interpol.

Aunque el objetivo inicial es la formación de jóvenes para la cooperación humanitaria, con una supuesta capacitación adecuada para enviarlos a países en vías de desarrollo (basada, tal como revela Guerra, en el pensamiento de Mao y en la dictadura de Corea del Norte), lo cierto es que sus finanzas siempre se han relacionado con complejos entramados societarios (con propiedades y empresas en más de 55 países) y con el blanqueo de dinero y la evasión fiscal.

Documentos oficiales que la citan

Este lado oscuro de la cooperación internacional es atestiguado por diversos organismos estatales, ya desde los años 90. Por ejemplo, la Asamblea Nacional Francesa citaba a Humana Francia –identificándola con “escuelas Tvind”– en el Rapport Guyard como uno de los grupos sectarios “alternativos”, que tienen como característica fundamental la propuesta de una organización diferente de la economía y comercio mundiales.

En concreto, el informe señala que Humana “tiene por doctrina la ayuda humanitaria (esencialmente dedicada a las víctimas del hambre, de la guerra, de la enfermedad, de las catástrofes), la ayuda en la promoción de proyectos en el tercer mundo y de estudios con miras a contribuir a la búsqueda de las causas de la pobreza y del sufrimiento”.

Por su parte, la Cámara de Representantes de Bélgica incluyó a Humana en su relación de grupos estudiados por la Encuesta parlamentaria sobre “las prácticas ilegales de las sectas y el peligro que éstas representan para la sociedad y para las personas”. Se indican como métodos de captación los campus universitarios y las ofertas de formación, se especifica su labor de recogida de ropa y se afirma la dependencia con respecto a la organización danesa Tvind.

En el centro: el Grupo de Profesores

Como ya se ha señalado, el núcleo verdaderamente sectario del movimiento, que funciona como una Escuela de Cooperación, es el denominado Grupo de Profesores, establecido en Dinamarca. En los años 90 se calculaban unos 600 integrantes con vida comunitaria y dedicada totalmente a la organización, sin vida privada ni ingresos propios ni acceso a los medios de comunicación.

Las críticas de los ex adeptos apuntaron desde muy pronto al autoritarismo de este Grupo de Profesores, además de su falta de preocupación por la seguridad de sus alumnos en los viajes de ayuda humanitaria, de forma que algunos jóvenes murieron durante los mismos. Otra de las acusaciones frecuentes ha sido la de manipulación mental, e incluso en ocasiones se les ha investigado por tenencia de armas.

Las últimas noticias del extranjero

En 2015, la Fiscalía de Brasil acusó a tres “cooperantes” europeos del delito de blanqueo de más de 12 millones de dólares en fondos “humanitarios”. Eran miembros del Grupo de Profesores Tvind, al que las autoridades brasileñas califican de “organización criminal transnacional”. El investigador Michael Durham apunta, como fachada solidaria del entramado, a las tiendas de las empresas Humana People to People, Planet Aid, Gaia, USAgain y DAPP. En Gran Bretaña, Planet Aid UK forma parte de un complejo imperio financiero de baja fiscalidad controlado desde México.

En este año 2016 hay novedades en lo que se va conociendo de una organización tan opaca. Hace unos días el medio International Business Times ha publicado un reportaje en el que señala que lo que pretende ser una iniciativa de educación holística “que proporciona un ambiente libre de drogas y alcohol para jóvenes y adultos” se trata en realidad de “una secta que ha estafado millones a sus miembros”.

El redactor, Tom Porter, recuerda que actualmente Petersen sigue siendo buscado por la Interpol –ya que desapareció, junto con otros compañeros, en 2006 tras ser considerado “no culpable” por la justicia danesa–, y se cree que podría estar escondido en un complejo de lujo que la organización tiene en la costa de México hacia el Pacífico (valorado en 26 millones de dólares y definido como una mezcla de Disneylandia, Club Med y el Taj Mahal).

Las acusaciones más recientes son serias: el Gobierno del Reino Unido habría dado ayudas millonarias a la secta a través de una de sus ramas en África: DAPP Malawi. Lo ha desvelado nada menos que la BBC, en una investigación firmada por Anna Meisel y Simon Cox. En ella cuentan cómo entró uno de sus empleados, Patrick Goteka, en el Grupo de Profesores, condición que le plantearon como indispensable para su ascenso, cambiando su trabajo de Zimbabue a los EE.UU.

Según la BBC, la organización caritativa en Malawi ha recibido en la última década ayudas millonarias provenientes del Gobierno británico, la Unión Europea y UNICEF. Parte de esos fondos han servido para pagar las nóminas a sus empleados, pero una proporción considerable de este dinero ha acabado en las manos del Grupo de Profesores.

¿Cómo? Muy sencillo, tal como muestra el ejemplo concreto de Goteka: una vez que llegó a los EE.UU., se le “invitó” a participar en la filosofía de la “economía común” que rige en el Grupo de Profesores, llegando a entregar al mismo la mitad de su sueldo. Según la organización, estas aportaciones son “voluntarias”, pero Goteka explica que los empleados no tenían otra opción. Y no es un caso aislado. La BBC ofrece el testimonio de otro trabajador de la ONG y explica que sólo en Malawi tiene más de 700 empleados, de los que la cuarta parte contribuiría con su salario al Grupo de Profesores.

¿No se va a hacer nada?

En la década de 2000 algunas asociaciones y personas mostraron su preocupación por la implantación de Humana en el territorio español y se quejaron ante algunas administraciones públicas por sus convenios con esta ONG. Esta movilización, unida al trabajo de varios medios de comunicación que alertaron sobre el tema, consiguió que algunos ayuntamientos rescindieran los contratos.

Sin embargo, la polémica volvió a pasar a un segundo plano y Humana ha seguido llevando a cabo su trabajo en España y cuidando mucho su imagen corporativa, dando un aspecto de transparencia y seriedad, además de negar siempre su vinculación con la secta Tvind.

Hoy, cuando en las instituciones públicas y privadas siempre habrá personas que entiendan el inglés, sería bueno que leyeran lo publicado por los medios británicos citados antes, o directamente el banco de información www.tvindalert.com, para replantearse su colaboración con una ONG tan oscura (de hecho, el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido ha suspendido los pagos a la ONG mientras se investiga lo publicado por la BBC, y UNICEF está revisando sus contratos con ellos). Y si nadie sabe inglés, al menos con este artículo se podrán hacer una idea. ¿Seguirán apoyando el engaño?

Published by redune-info
Comenta este artículo
25 junio 2015 4 25 /06 /junio /2015 00:26
Estos son los tres personajes que suelen dar la cara: Leny Sánchez, Diego Conesa e Irene Bueno.
Estos son los tres personajes que suelen dar la cara: Leny Sánchez, Diego Conesa e Irene Bueno.

DIEGO CONESA:ANÁLISIS DEL DISCURSO DEL LIDER SECTARIO .

ESCUELA DE SALUD Y VIDA NATURAL: “AZOE”

Ubicación: La Aljorra, la casa creo que está en El Palmero, Murcia

Otras denominaciones que utiliza en sus presentaciones:

Published by redune-info
Comenta este artículo
14 febrero 2015 6 14 /02 /febrero /2015 19:45
NUEVA ACRÓPOLIS CASTELLÓN; BAJO LA APARIENCIA DEL CENTRO CULTURAL CASTALIA

ENTIDADES VINCULADAS

  • GEA –VOLUNTARIADO
  • DONA-PARA LA MUJER
  • EL CRESOL- TEATRO
  • INSTITUTO TRISTÁN- ARTE
  • La tónica dominante es un local establecido en una ciudad, comprendido de varias asociaciones estrechamente vinculadas entre ellas por la secta NA, dando apariencia de un local que agrupa a una asociación vecinal.
  • Aparentemente, las asociaciones del local no tienen vinculación entre sí, lo que facilita el acceso del ciudadano al local y no al revés –no es la secta la que intenta acceder a la población sino procurar que la población acceda a ella-. Es curioso que saltando de enlace en enlace en menos de cuatro clicks aparezca de nuevo el logotipo de Nueva Acrópolis.

El periodista Pepe Rodríguez, de la revista TIEMPO, autor del artículo que destapaba la naturaleza sectaria de esta organización ya habla de la vinculación de Gea Voluntariado en su web cuando cita en una carta a un miembro de la organización: http://www.pepe-rodriguez.com/Sectas/Casos/NA/Nueva_Acropolis_Livraga.htm La web habla del juicio por tenencia ilícita de armas del fundador de la secta.

  • Se intenta crear la apariencia de independencia entre las asociaciones “vecinales” y NA, pero siempre se encuentra un vínculo lo que explica la facilidad de acceder a NA a través de estas supuestas asociaciones. Un testimonio directo refiere que tras unas clases de teatro le hicieron pasar a una “charla filosófica” el cual no nota nada raro en ello.
  • La asociación viene preparada ya cuando se instala en el local, y se empiezan a promover actividades de todo tipo, resultando relevante en los horarios del Centre Cultural Castalia de Castellón de la Plana que de cada tres actividades dos sean de NA. Son abundantes las conferencias de corte “filosófico” y talleres de ayuda.
  • GEA, se presenta en su web como un grupo de Voluntarios, pero buscando en Google encontramos que cada sede de GEA comparte local en asociaciones de corte del Centre Cultural Castalia y volviendo de nuevo a NA, unas veces a la web de la secta y otras a una página de FB.
  • GEA ha sido premiada por PREMIO A LA SOLIDARIDAD EN HISTORIAS DE LUZ en Cádiz, debido a su apariencia de ASOCIACIÓN LÍCITA ya que aparece totalmente separada de NA en apariencia, siendo en realidad un mecanismo de captación mas. El periodista Pepe Rodríguez refiere a que los voluntariados hacen trabajos para la organización (reconstrucción del castillo)

Extracto de la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección 15ª, Sentencia de 16 Sep. 2000

"sucede que esa entidad --como algunas otras igualmente polémicas--, por las particularidades de su ideario y su simbologia, lo que se conoce de su forma de organización interna, la falta de transparencia de sus fuentes de financiación y el tenor de algunas de sus actividades, suscitan inquietud en amplios sectores sociales e institucionales, al extremo de hallarse clasificadas en literatura de investigación de amplísima difusión en la categoría de «sectas destructivas.»

Que esto es así en el caso de la Asociación Cultural Nueva Acrópolis se infiere de la documentación aportada a esta causa, de la que forman parte diversos trabajos y documentos publicados en nuestro país y en el extranjero con información precisa sobre la misma y, también, escritos debidos a su fundador y a algunos de sus exponentes más significativos. De todo ello se desprende que la entidad se halla dotada de un rígido sistema de organización y disciplina de corte castrense, ha hecho propio el saludo a la romana, practica el adiestramiento en el manejo de la espada y de otras armas y hace uso de uniformes y de una parafernalia similar a la propia de conocidas organizaciones totalitarias. Que profesa y difunde una teosofía que induce a la asunción fanática de ideas expresadas con categorías como «nueva Raza espiritual» y «Superhombre» y promueve la adhesión a una mística de «entrega total» a cierto «Ideal acropolitano», en el que «matar puede ser un acto de amor». Asimismo hay algún material publicado e igualmente aportado a la causa que contiene referencias, en concreto, a una práctica conocida como rapto de las sabinas/os», con la que se alude a la utilización de tácticas de carácter sexual para la captación de adeptos.

Lo que, de forma sintética, acaba de exponerse --hay que insistir en ello-- se halla difundido con la máxima claridad en textos publicados en los más diversos medios y forma parte de un clima de opinión en materia de sectas con eco concreto en instituciones como las Cortes Españolas, el Parlamento belga, la Asamblea Nacional francesa y el Parlamento europeo, por poner algunos ejemplos significativos. Es además parte relevante del discurso cotidiano de asociaciones como las agrupadas en la Federation Européenne des Centres de Recherche et d Information sur le Sectarisme.

Así las cosas, es preciso reconocer que tanto el diseño del programa televisivo de referencia como las diversas intervenciones producidas allí no son sino expresiones concretas del aludido estado de opinión del que los participantes se hicieron eco. Después de que, además, los organizadores hubieran ofrecido un lugar y voz a la propia Asociación Cultural Nueva Acrópolis, que no quiso asistir.

Del análisis de las manifestaciones recogidas en los hechos probados, que incluyen las pronunciadas por una voz en «off», las debidas a la presentadora y las del resto de los participantes, resulta, pues, que son en general una traducción específica de ese estado de opinión a que se ha hecho referencia y reflejan la preocupación por la proyección social de una organización, como se ha dicho, clasificada por especialistas en la materia y en medios públicos dentro de la categoría de las «sectas destructivas.»

Tales intervenciones contienen valoraciones y referencias a hechos que se dicen producidos en el marco de actuación de Nueva Acrópolis. Y, por lo que acaba de exponerse y, en particular, por la amplia y acreditada percepción social de esta asociación y de otras de su género como un grave problema, es patente que no estuvieron presididas por la intención de difamar ni por el ánimo de injuriar a personas concretas, que harían aplicables los preceptos de los arts. 453 y 457 y concordantes del C. Penal de 1973. Sino que respondieron al propósito de presentar críticamente un estado de cosas que suscita la objetiva preocupación pública advertible a través de los indicadores de que se ha dejado constancia.

Objeta Asociación Cultural Nueva Acrópolis que la realización de muchas de las afirmaciones que le afectan no fue precedida del obligado control de veracidad, pero lo cierto es que tienen su base --aparte de posibles experiencias producidas en el ámbito gallego a las que se aludio en algún caso-- en indicios que resultan presentados como tales con soporte argumental y, en general, ya habían sido profusamente difundidos antes en los distintos medios a que se ha hecho mención. Por lo demás, dados estos indicios, graves y reiterados, los singulares perfiles del contexto organizativo y la marcada opacidad de la institución a que se refieren --que en el caso concreto del programa de Antena 3 (cierto que no se hallaba obligada) no quiso estar presente para contradecir y aportar su propio punto de vista-- hay que afirmar que la inquietud pública que ocasiona la proyección de Asociación Cultural Nueva Acrópolis, impone a ésta la carga de soportar el debate que ella misma ha contribuido decisivamente a generar."

Artículo de Pepe Rodríguez http://www.pepe-rodriguez.com/Sectas/Casos/NA/Nueva_Acropolis_Livraga.htm

Por último, os reto a intentar modificar la web de Wikipedia colocando el extracto de la sentencia que adjunto, al rato lo modifican. Creo que esa dedicación no hace sino confirmar su sectarismo chungo.

Published by redune-info
Comenta este artículo
1 noviembre 2013 5 01 /11 /noviembre /2013 19:16

 

¿Dónde he estado? ¿En un sueño? ¿En un delirio?


                                                                               Fue en una gran guerra, dónde luché, con causa justa y legítima,IMG 3848206959673

o simplemente en una marcha frenética para satisfacer su capricho?

Y los que marchaban a mi lado, cantando, rezando, creyendo,

¿Eran amigos o caras?

 

Lo que yo consideraba tan valioso, ¿era sustancia o neblina?

Y el que llevaba la insignia, ¿será vengado u olvidado?

Aquí estoy ahora, pero ¿dónde está esto?

¿He estado enferma, quizá he muerto y he vuelto?

Intento, intento espigar forma y significado,

Pero todo lo que se mueve parece indiferente ante mi torpe presencia.

 

¿Qué lengua voy a hablar? Madre, padre.

¿Cómo os abrazo? No lo sé.

¿Cómo recibo vuestro abrazo? No lo sé.

Mis brazos están rígidos; mi corazón, hueco; mis palabras, torpes;

mi cabeza, sitiada.

¿A quién podré volverme? El espejo ríe o riñe,

reflejando a otra persona.

La familia asoma a mi jaula invisible.

El océano me trae algún consuelo con su ritmo y espuma.

Pero ¿de dónde procede su sal? ¿Hay un Dios o no hay nadie?

¿Quién soy yo? ¿Un resumen incompleto? ¿Un poema anacrónico?

Las ropas de ayer, ¿me devolverán las palabras y los sentimientos

que parezco haber perdido?

Mañana, mañana. ¿A qué hora tendré que despertarme?

¿Qué plan hay? ¿Comer y dormir? Comer y dormir.

Y cuestionar el Por qué y el Cómo y el Dónde.

¿Y hacia dónde?

 

No me hagáis más preguntas. No estoy preparada.

Por favor, no os acerquéis demasiado, no me toquéis todavía.

No puedo defenderme.

Y, sin embargo, si pudiera esperar,

os pediría que me lo preguntarais todo sobre aquel Tiempo

en el que luché valerosamente para preservar un sueño;

cuando hice todo lo que pude para madurar hasta convertirme en un fruto dulce

cuando me desviví por pavimentar un camino sin baches hacia la paz,

a lo largo del cual podríamos haber andado juntos.

Y si pudiera confiar en alguien, podría pediros que me ayudarais:

a decirme cómo se hace –

cómo, por ejemplo, lograr que el despertar tenga sentido

cómo manejar los interminables minutos entre ahora y después;

cómo abrazar las tareas que tengo delante de mí, con seguridad;

cómo atreverme a esperar un mañana mejor;

cómo hacer un amigo,

y cómo ser amiga.

 

¿Cómo es el proceso de abandonar una secta y retornar al mundo exterior? Tal como sugiere el poema anterior, la transición es incómoda y dolorosa, cargada de dudas e incertezas. Algunos la han comparado a la salida de una prisión, al alta de un hospital o al retorno a casa tras una guerra.

 

En nuestro trabajo de counseling hemos encontrado que el alivio, la alegría, la libertad, la esperanza, la energía, y el reencuentro con la familia y los amigos, con frecuencia, son aparte de la experiencia reciente del ex–adepto. También lo son la confusión, la depresión, la indecisión, la soledad, la cólera, la culpa, la desilusión y la vergüenza. En resumen, el retorno a la sociedad es un proceso complejo que requiere mucho tiempo, esfuerzo y paciencia por parte tanto de los ex–adeptos como de sus padres. Aunque la experiencia sea distinta para cada familia, a continuación hemos resumido algunos de los problemas, necesidades y tareas comunes ligados al retorno a la sociedad. Con ello esperamos ayudar a los padres a anticipar y a hacer frente a las tensiones específicas que acompañan este período de transición.

 

Problemas comunes

 

Depresión.

A los ex-adeptos recién salidos de la secta, muchas veces les cuesta levantarse de la cama por la mañana; durante el día pueden mostrarse reacios a salir o incluso a socializar con las personas de casa; por la noche puede que les cueste dormirse. Estos síntomas, que pueden continuar durante semanas, meses, ocasionalmente incluso años, muchas veces son un reflejo de sentimientos de pérdida y de dolor por esa pérdida. En primer lugar se halla la pérdida inmediata de todo aquello que la secta pueda haberles aportado: compañerismo, prestigio, sentido de identidad y dirección y sentido a su vida. En segundo lugar, existe la sensación de pérdida del tiempo pasado en la secta que podría haber sido mejor empleado en otras cosas (disfrutando de la familia, casándose, teniendo hijos y educándolos, acumulando experiencias paralelas a las personas de su generación, saliendo con amigos) que contribuyen al desarrollo social y psicológico, y a alcanzar metas de estudios y profesionales. En tercer lugar, los ex–adeptos tienen que competir con una pérdida de inocencia, reconocer su participación en el mundo sectario de explotación y de engaño, y admitir su vulnerabilidad a la coerción psicológica.

 

Los padres pueden ayudar estimulando (incluso iniciando) la discusión sobre estas pérdidas; mostrando solidaridad y comprensión; y ayudando al ex-adepto a centrarse en algunos de los beneficios obtenidos (por ejemplo, el aprendizaje de ciertas habilidades) durante los años de pertenencia al grupo.

 

Culpa.

  Con frecuencia los ex–adeptos se sienten culpables por haber captado a personas para la secta, por haber abandonado a amigos adeptos, y por haber abandonado a su familia y amigos mientras han estado en la secta.

 

Los padres pueden ayudar diciendo a su hijo/a que entienden que gran parte de su comportamiento fue producto del condicionamiento de la secta, y que le perdonan. Si los sentimientos de culpa son intensos e intratables, habría que pensar en un couseling profesional.

 

Soledad.

  Con frecuencia, las personas que abandonan una secta se sienten terriblemente aisladas porque (1) no están acostumbradas a confiar en ´personas de fuera´ (2) no confían en sus propias ideas, percepciones y sentimientos; (3) la gente les trata como si acabaran der regresar de entre los muertos; y (4) habiendo ´quemado las naves´ al unirse al grupo, puede que ya no tengan amigos íntimos fuera de la secta.

 

Los padres pueden ayudar reconociendo la soledad y animándoles con mucho tacto, a que participen en pequeñas actividades sociales (como comidas en familia y amigos), estimulando gradualmente a niveles de participación cada vez mayores.

 

Indecisión.

Dado que las sectas a menudo enseñan a dejar todas las decisiones en manos del líder, generalmente a los e –adeptos se les hace muy difícil tomar decisiones.

 

Los padres pueden ayudar ofreciendo oportunidades para tomar decisiones conjuntas, esperando mientras el ex–adepto intenta decidirse, permitiéndole que rectifique si comete errores, incrementando gradualmente su responsabilidad para tomar decisiones.

 

Falta de criterio.

También por falta de práctica, los ex–adeptos pueden mostrar una falta de criterio en su elección de amigos, tipo de vida o actividades.

 

Los padres pueden ayudar permitiendo que su hijo cometa errores, modelando una conducta más adecuada, discutiendo sus preocupaciones directamente con su hijo/a, y, en los casos en que la conducta sea verdaderamente destructiva (como en el caso de bebida excesiva), sugerir con tacto que busque ayuda exterior (como counseling).

 

Flotación.

  Los ex–adeptos a veces caen –involuntariamente- en esquemas mentales parecidos al estado de trance que experimentaron a veces en la secta. Este estado alterado llamado ´flotación´ puede ser ocasionado por el stress, una depresión, palabras, canciones, o ideas significativas relacionadas con la secta. Mientras se hallan en este estado, los ex–adeptos se sienten muchas veces como si no hubieran abandonado la secta; después puede que se pregunten cuál de su ´dos yos´ es el real. Esta fluctuación puede resultar muy desconcertante.

 

Los padres pueden ayudar explicando el fenómeno de la flotación a su hijo/a, para que pueda preverlo y sentirse menos afectado por ellos; estar alerta ante la aparición de conductas parecidas a las de la secta (flotación) (como por ejemplo la utilización de palabras y tonos de voz propios de una secta: ´especialidad´), y ayudarlo/a a salir del estado flotante, centrándose en temas concretos (mejor que abstractos). Nota: Aunque recomendamos a los padres que observen atentamente a su hijo/a, una vigilancia demasiado evidente puede hacer sentir peor al adepto/a. Lo ideal sería preparar al adepto/a para que pueda enfrentarse al problema por sí solo/a, por ejemplo, ayudándole a identificar y a evitar las actividades concretas que parezcan generar episodios de flotación.

 

Razonamiento reduccionista y simplista.

  Tras abandonar la secta, muchas veces a los adeptos les resulta opresivo dejar de pensar en términos simplistas. Por eso, las personas, las cosas, los acontecimientos y las ideas son buenos o malos, correctos o incorrectos, sin ningún tono gris intermedio. Toleran muy poco la ambigüedad o la complejidad de pensamiento. Sin embargo, la mayoría de ex–adeptos recuperan sus niveles de competencia mental anteriores tras haber permanecido algún tiempo fuera de la secta.

 

Los padres pueden ayudar teniendo paciencia, modelando esquemas de razonamiento maduros, y estimulando a su hijo/a haciéndole preguntas que le obliguen a hacer distinciones y a reconocer ambigüedades.

 

Temor a represalias.

Como la secta les había amenazado si abandonaban la secta, los ex–adeptos suelen temer ser hostigado o atacados por ésta al abandonarla.

 

Los padres pueden ayudar estimulando la discusión sobre estos temores y ayudando a su hijo/a a determinar cuales de éstos, si es que hay algunos, pudieran ser realmente fundados. Si parece existir un peligro real de ataques por parte del grupo, los padres podrían pensar en cambiar el número de teléfono o en ponerse en contacto con las autoridades policiales adecuadas. No obstante, en la mayoría de los casos, las sectas preferirán volver la atención hacia la captación de nuevos miembros antes que emplear tiempo (y dinero) en intentar recuperar desertores.

 

Sensación de vacío espiritual, filosófico o ideológico.

  Habiendo vivido dentro de la ideología absolutista de una secta, los ex–adeptos, al abandonarla, experimentan con frecuencia un vació espiritual-filosófico. Muchos de ellos se sentían confundidos, insatisfechos o estaban buscando activamente un sentido espiritual antes de entrar en la secta, y puede que se unieran a ella con la esperanza de que el grupo satisfaría sus anhelos. Por tanto, debe ser terriblemente decepcionante, abandonar la secta y encontrarse todavía buscando, posiblemente incluso más confusos que antes, sin ninguna base fiable desde la que interpretar y comprender el mundo. Esta ausencia de un marco de referencia espiritual-filosófico, puede ser muy angustiante, y acabar impulsando a los ex–adeptos a buscar una ideología sustitutoria.

 

Los padres pueden ayudar sugiriendo al ex–adepto que espere unos meses para tomar cierta distancia de la secta antes de intentar resolver los problemas espirituales-filosóficos; tranquilizándole haciéndole ver que llegará un momento en que desarrolle su filosofía, moralidad y espiritualidad propias; informándole de que es ´normal´ sentirse en conflicto con respecto a esos temas; reconocer su pérdida de seguridad al abandonar la ideología de la secta; ayudándole a plantearse preguntas como: ´¿Existe Dios? ¿Hay una forma en que pueda satisfacer mis necesidades espirituales? ¿Quiero volver a mi religión anterior?´, discutiendo así abiertamente el peligro de buscar una ideología que sustituya a la de la secta (que podría llevarle a entrar en una situación similar a la de una secta); y presentándole a personas expertas en el tema.

 

Antagonismo padres-hijo/a.

  Puede que los ex–adeptos rechacen la idea de volver a casa de sus padres, muchas veces porque temen que sus padres les traten como niños. Irónicamente, uno de los temores más comunes entre los padres se centra en la responsabilidad/carga de cuidar de un hijo/a adulto. Estas tensiones pueden estallar con frecuencia en forma de antagonismo entre padres e hijo/a. Por ejemplo: los ex–adeptos pueden enfadarse con sus padres por considerar que éstos les hacen ir demasiado deprisa, les sobreprotegen o no son bastante comprensivos. Y muchas veces los padres se sienten impacientes ante lo que les parece un progreso lento, un aletargamiento, ´vagancia´ o depresión de su hijo/a.

 

Los padres pueden ayudar teniendo conversaciones sinceras y amables para aliviar la tensión y permitir que la familia trabaje de forma constructiva. No obstante, si persiste la tensión (y eso puede deberse a problemas familiares no relacionadas con la secta), podría terminar creando una dinámica destructiva, y en ese caso, aconsejamos buscar un counseling familiar (con el ex–adepto, si se muestra dispuesto). También existe la posibilidad de que el ex–adepto acuda a un counseling individual. El caso es que una familia que preste su apoyo, sin ser sobre protectora es importante para que el ex–adepto pueda reintegrarse con éxito a la sociedad.

 

Dificultades de comunicación.

Los ex–adeptos necesitan poder expresar las intensas ideas y emociones que acompañan su retorno a la sociedad. Pero, al estar acostumbrados al ´lenguaje´ de la secta, los ex–adeptos muchas veces tienen problemas para articular sus propias ideas y sentimiento en términos directos y personales. Eso puede resultarles enormemente frustrante.

 

Los padres pueden ayudar siendo pacientes, animando a su hijo a que hable en términos personales (en lugar de hablar sobre generalidades), y modelando técnicas de buena comunicación (generalmente, cuanto más se vea expuesto al lenguaje normal, más articulado se irá volviendo su lenguaje).

 IMG 3796657733010

Necesidades comunes

Privacidad.

Muchas veces los ex–adeptos exigen mucha privacidad (eso sucede especialmente cuando la forma de vida del grupo les exigía estar siempre con otras personas). Siempre que sea posible hay que ofrecerles un espacio, como un dormitorio privado, en el que puedan cerrar la puerta y quedarse a solar con sus ideas, esperanzas y temores.

 

Atención médica.

  Recomendamos un chequeo médico incluso a aquellos cuyo tipo de vida fuera moderadamente saludable dentro de la secta, y especialmente en los casos en que el adepto hubiera trabajado durante muchas horas, con poco descanso, mala nutrición y/o viviendo con muchas personal en espacios reducidos.

 

Tipo de vida

Rutina diaria.

 Si la vida diaria dentro de la secta era controlada rígidamente, los ex–adeptos pueden sentir la necesidad de probar distintos horarios y actividades. Por ejemplo, puede que quieran irse a dormir a última hora de la mañana o no irse a dormir hasta muy tarde por la noche. O puede que se muestren reacios a planificar sus horarios con antelación porque eso les haga sentir limitados o quitarles tiempo libre. O, puede que les cueste organizarse su tiempo libre y quieran que les ayuden a estructurar sus días. Los padres deberían captar los deseos/necesidades de su hijo/a con respecto a la organización de su tiempo, y deberían prestarle su apoyo emocional y críticas constructivas a medida que este va experimentando.

 

Dieta.

Si la secta prescribía una dieta concreta, puede que los adeptos quieran probar distintos tipos de comida. O, puede que prefieran mantener la dieta que tenían en la secta (como el vegetarianismo). Aunque eso pueda constituir un inconveniente para los padres, debería permitirse a los ex–adeptos que eligieran sus propias dietas, siempre que con ellas tengan una nutrición correcta. Si el preparar comidas distintas supone una carga para los padres, podrían pensar en pedir al ex–adepto que colabore con la compra y preparación de la comida.

 

Aspecto exterior.

Si la secta prescribía un tipo especial de vestido y de aspecto exterior, puede que los ex–adeptos quieran probar distintos tipos de ropa, peinados, maquillaje, etc., antes de decidirse por un estilo personal propio. Por ejemplo, si se exige a los adeptos un aspecto pulcro y formal, puede que el ex–adepto quiera dejarse barba y llevar tejanos. Como norma general, los padres tendrían que mostrar tolerancia y comprensión, y no insistir en que el aspecto exterior de su hijo/a sea un reflejo de sus propios valores y tipo de vida. Además, con frecuencia, los ex–adeptos necesitan ropa al abandonar la secta, y los padres –en la medida de sus necesidades- tendrían que proveer a su hijo/a de ropas adecuadas.

 

Descanso y ejercicio.

La vida de un ex–adepto debería incluir un descanso suficiente y ejercicio, y los padres deberían animar y fomentar estos dos elementos (ellos también tendrían que descansar y hacer ejercicio).

 

Independencia.

Los ex–adeptos que vuelven a casa de sus padres se sienten muy dependientes de sus padres (y no lo son). Pero, al mismo tiempo también quieren y necesitan sentirse independientes. Los padres pueden ayudar proporcionando: dinero (dando una asignación a su hijo, o la oportunidad de ganar dinero o de tomarlo prestado); transporte (por ejemplo, dejando que el hijo/a pueda utilizar el coche familiar; o llevándole/la a donde quiera/necesite ir; o animándole/a – informándole si es necesario – a que utilice los transportes públicos); responsabilidad (por ejemplo, pidiendo al hijo/a a que participe en las tareas de la casa, animándole a que se inscriba para votar, pidiéndole que decida y controle sus propias necesidades económicas y gastos); la autonomía (por ejemplo, a medida que el ex–adepto recupera su confianza y capacidades, los padres pueden guiar y apoyar sus esfuerzos por conseguir un trabajo, adquirir independencia económica, e irse a vivir por su cuenta). El objetivo general de los padres es transformar la relación de dependencia que su hijo tiene con ellos en una relación de independencia.

 

Estímulos intelectuales.

Para ayudar a un ex–adepto a recuperar las competencias mentales que pueda haber perdido durante su estancia en la secta, los padres pueden sugerir y compartir con él actividades y materiales estimulantes (basándose en sus intereses, culpabilidades, y necesidades específicas de su hijo/a). Por ejemplo, la familia podría ir junta a una charla o a una obra de teatro; o, el ex–adepto puede estar interesado en hacer un curso sólo por el gusto de hacerlo.

 

Necesidades sociales

Personas de confianza.

Para reducir la soledad posterior al abandono de la secta, los ex–adeptos necesitan a alguien en quien poder confiar (preferiblemente diversas personas). Durante los primeros meses, esta función pueden realizarla otros ex–adeptos, familiares, y otros que parecen satisfacer las necesidades sociales de su hijo. Pero no deben sentirse responsables de satisfacer todas las necesidades de confianza del hijo/a.

 

Modelos de rol.

Tal como hemos observado antes, los adeptos están muchas veces aislados o desentrenados con respecto a las estrategias de supervivencia en el mundo no-sectario. Por tanto, los ex–miembros necesitan modelos de rol que les sirvan de orientación sobre cómo poder manejar sus vidas adecuadamente. Los padres seguirán sirviendo como modelos de rol. Además, el contacto cotidiano con vendedores, camareros, empleados de banca, oficinistas, etc., puede proporcionar ejemplos de comportamiento adecuado, lengua, y vestimenta, de los cuales los ex–adeptos pueden aprender. Los padres deberían asegurar que su hijo o hija tenga contacto con modelos de rol diversos, y tendrían que estar dispuestos a hablar sobre estas personas con su hijo.

 

Asistencia profesional.

Si bien recomendamos la asistencia (de un profesional experto en sectas), somos conscientes de que los ex–adeptos muchas veces son muy celosos de su intimidad y se muestran comprensiblemente reacios a confiar o a buscar ayuda de extraños. Por eso, los padres podrían sugerir (pero no con insistencia) recurrir al counseling como un posible recurso para ayudar a su hijo/a. (Nota: Si hay signos evidentes de problemas psicológicos, los padres deberían consultar a un profesional de la salud mental)

 

Tareas comunes

Las tareas con las que debe enfrentase un ex–adepto pueden parecer abrumadoras en algunos momentos. Los padres también son especialmente sensibles a los altibajos del retorno al mundo no sectario y necesitan recibir aliento de su hijo y de fuentes exteriores. Necesitan desahogar sus frustraciones y temores; confesar sentimientos de culpa y excitación, pasar tiempo sin su hijo/a, buscar apoyo, ánimo, y, a veces, la asistencia profesional.

 

Como los padres también están tan involucrados en el proceso de retorno al mundo de su hijo, a continuación, además de la lista de tareas a realizar por parte del ex–adepto, damos también una lista de las tareas que deben afrontar los padres durante este período.

 

Recuperar la confianza en uno mismo.

El mundo de las sectas, las palabras ´yo´, ´mente´, y ´ego´ se consideran enemigos. Por eso, los ex–adeptos recién salidos de una secta tienen que recuperar su respeto y la confianza en sus propios pensamientos, sentimientos y percepciones.

 

Desarrollar una moral personal. Una vez el ex–adepto abandona las concepciones de bien y mal de la secta, tienen que elaborar un sistema propio de moralidad; tienen que aprender a utilizar criterios propios para resolver cuestiones éticas y morales.

 

Distribución del tiempo.

En muchas sectas, ´el tiempo es una ilusión. La única realidad es el ahora y aquí´. Desde esta perspectiva, los ex–adeptos que acaban de abandonar una secta tienen que reaprender el valor del tiempo; cómo utilizar el tiempo de forma eficiente y efectiva; como ser digno de confianza.

 

*Recuperación de las habilidades sociales


*Aprender a participar en conversaciones cotidianas


*Renovar y enriquecer el vocabulario personal


*Observar y practicar una conducta social adecuada


*Profundizar en las relaciones sociales (tanto las superficiales como las íntimas)


*Integrar la sexualidad dentro de su personalidad

 

 

 

*Recuperar la competencia intelectual a través de la lectura y la participación en actividades que supongan un estímulo intelectual.

 

*Tratar los conflictos previos a la secta como problemas familiares, ansiedad académica, confusión relacionada con la carrera profesional, decepción ante la sociedad, y cuestiones parecidas.

 

*Tratar las cuestiones religiosas y filosóficas, encontrando así vías de expresión y compromiso personal.

 

*Establecer prioridades y objetivos con respecto a: carrera, educación, tiempo libre, etc. (tanto a largo plazo como a corto plazo)

 

*Trabajar para llevar a valerse por uno mismo:

   -Independencia económica

   -Aprender(o reaprender) a calcular presupuestos

   -Abrir y mantener una libreta y cuenta corriente


   -Considerar y realizar los pasos necesarios para conseguir un trabajo

tiempo completo, en el que pueda sentirse realizado, estudiar,aprender

     técnicas útiles, elaborar un resumen.

 

 

 

Nota:

A muchos ex–adeptos les horroriza la idea de tener que elaborar un resumen o de tener que pensar. ´¿Cómo se pueden explicar, ocultar o borrar los años pasados en la secta? ¿Debería ser sincero? ¿Qué pensará un empresario si se entera que he estado en una secta) ¿Tendría que decirle la verdad? No quiero mentir, pero puede que deba hacerlo para conseguir un empleo´.

 

La respuesta a estos problemas prácticos y éticos varía según las actividades concretas que realizó el adepto mientras estuvo en la secta. Los que trabajaron fuera de la secta mientras estaban en ella pueden citar esos puestos de trabajo y omitir cualquier mención a la secta. Pero los que no disponían de un empleo fuera de ésta puede que tengan que traducir sus actividades voluntarias dentro de la secta al lenguaje del mercado laboral. Si se ven presionados, los ex–adeptos pueden sentirse obligados a explicar su pertenencia a la secta, y hacerlo no es el fin del mundo. De hecho, algunos empresarios ven el pasado sectario como un aspecto interesante del pasado del ex–adepto. Aunque, en general, desaconsejamos hacer mención de la secta, ya que esta experiencia tiende a ser mal interpretada por la mayoría de la gente. Finalmente, pueden ser de ayuda las sugerencias de otros ex–adeptos que hayan superado ese obstáculo.

Independencia emocional: esforzarse por lograr una automotivación, reflexión interior, capacidad de estar solo y de resolver problemas/conflictos por uno mismo; aprender cuándo y cómo buscar apoyo emocional.

Adquirir la capacidad de administrar una casa y prepararse para (eventualmente) irse a vivir pos su cuenta.

 

 

 

Integrar la experiencia de la secta en la vida de uno, como un aspecto aceptado, pero no dominante, del pasado.

 

Tareas a afrontar por los padres

*Cuidar de uno mismo

*Aprender a confiar en vuestro hijo

*Permitir a vuestro hijo/a que cometa errores

*Ayudar a vuestro hijo/a a definir las tareas del retorno

*Ayudar a vuestro hijo/a a definir las estrategias para llevar a cabo esas tareas

*Reconocer y solidarizarse con las decepciones

*Compartir las alegrías

*Dirigir a vuestro hijo hacia los recursos exteriores

*Dedicarse a otros intereses y compromisos además de la ayuda a vuestro hijo

*Integrar la experiencia sectaria como un aparte aceptada pero no dominante de vuestro pasado.

 

 

 

 

El espejo se ha vuelto más amable,

entro y aguanto

las tempestades y los abatimientos,

la dureza y la suavidad

las ciénagas y las montañas

que reprochan y confrontan,

desafían, consuelan, acarician.

sí, me altero

me rompo la cabeza pensando,

critico rabiosa

pero sobre todo es el viento el que canta

la nube responde

y yo respondo.

 

Published by redune-info
Comenta este artículo
31 marzo 2013 7 31 /03 /marzo /2013 11:48

 

 

                                Colaboración de Maria Cristina Oleaga307183_316999035071339_264988979_n.jpeg

(Argentina)

 

Meditar, para el Diccionario de la Real Academia Española, es “Aplicar con profunda atención el pensamiento a la consideración de algo, o discurrir sobre los medios de conocerlo o conseguirlo.” Los grupos New Age, los gurúes posmodernos, los autotitulados ‘Maestros de yoga’, los ‘Maestros del buen vivir’ actuales, las sectas de todo tipo, nos proponen otra definición, la que conduce al borramiento del sujeto, al acallamiento de todo pensamiento, de toda crítica, de todo deseo. Asimismo, la que bloquea el camino para obtener ese ‘algo’.

Hemos escrito bastante, en esta publicación, acerca de las características de la sociedad actual: de la ‘licuefacción’ de todo lo sólido, siguiendo a Bauman, de la vulnerabilidad de los sujetos frente a la caída del valor de la palabra y de las ‘verdades’ que lo amparaban en la Modernidad. Hoy, sabemos, lo comprobamos con sólo encender el televisor, que cualquier ‘teoría’ dice saber acerca del logro de la felicidad, que muchos se autorizan a divulgar las mayores pavadas disfrazándolas con un barniz científico. Así, podemos encontrar incluso que algunos, desde la Neurología, hacen alianza con los que predican las bondades de la Meditación. El fluir de las ‘ondas alfa’ sería la meta de esta técnica, para lograr múltiples ventajas: que el sujeto se relaje, que se mantenga saludable, que amplíe la superficie de materia gris en su cerebro, que se prevenga contra el cáncer, que produzca su ‘unión con el Todo’, que mejore los padecimientos de las personas, que colabore con la paz y el progreso del mundo,… etc. Las promesas son múltiples.

Lo que sí podemos apreciar los que trabajamos cerca de víctimas de sectas es que la Meditación es una herramienta privilegiada para inducir estados cuasi hipnóticos en los que el sujeto permanece vulnerable y en excelentes condiciones para ser sometido a maniobras de manipulación mental por parte de quien se proponga, para él, en el lugar del Ideal. O sea, decimos que la Meditación puede ser un instrumento del autoritarismo. Así sucede, en efecto, en los grupos de riesgo. En ellos, así como en clases ‘inofensivas’ de yoga, se combina la práctica de la Meditación con el recitado repetitivo de Mantras, la escucha de músicas devocionales, cuyos ritmos y volúmenes se manejan buscando determinados efectos/afectos sobre los cuerpos en juego, el sonido de tambores, cuencos y otros dispositivos. Estos y otros estímulos están al servicio de alejar al sujeto de sus referencias identificatorias y de introducirlo en una atmósfera mística que lo torne proclive a una entrega transferencial anonadante.

Podría formularse, a esta altura, una pregunta clave: ¿Por qué criticamos así estas prácticas si, después de todo, un psicoanálisis no podría llevarse a cabo sin convocar y estimular el surgimiento de la transferencia? La respuesta, y es definitoria en cuanto a separar las aguas, es que lo único que está proscripto para el analista es que se ofrezca como Ideal al sujeto que lo viene a ver; que tome ese lugar propuesto y crea que puede operar desde allí.

Otra posible objeción apuntaría a señalar que el Psicoanálisis también busca, para tener efectos, que las identificaciones del sujeto sean puestas en cuestión. Ellas, en tanto referencias significantes, son un precipitado de la relación primordial entre el sujeto y el Otro. La gran diferencia reside en que no se trata, en el caso del Psicoanálisis, de ‘implantar’ ninguna identificación. Se trata de acompañar la caída de las identificaciones para que el sujeto pueda confrontarse a lo que de sí no sólo tiene que ver con el significante y con el Otro. En todo caso, se trata de abordar la identificación a lo más propio del sujeto.

Una tercera crítica podría señalar que, al solicitar la asociación libre, el análisis también favorece, como lo hace la técnica de la Meditación, el renunciar a la crítica, el dejar ‘flotar’ los pensamientos. Someterse a la asociación libre lleva a comunicar, es lo esperado, sin censura todo aquello que pasa por la mente. Se busca, así, que aflore lo singular, que el Inconsciente se abra. La Meditación, tal como es utilizada en los grupos de riesgo, conduce al anonadamiento y posibilita que un Otro avance con sus demandas sobre el sujeto.

No es casual que la mayoría de las sectas proponga un ‘retorno a la niñez’- a su ‘inocencia’-, a un ‘renacimiento’, incluso con ceremonias de bautizo en las que se abandona el nombre propio, aquel que nos determina con la mayor precisión significante y que vehiculiza algo del deseo del Otro que nos precedió. Estas maniobras apuntan a favorecer la dependencia de un sujeto que ha perdido la baliza de sus identificaciones, que se encuentra infantilizado y ávido de pertenencia.

La Meditación, esta droga posmoderna, viene bien –indudablemente- a sujetos que buscan un goce que la promesa actual sugiere infinito. Entre tanto, ya que la castración existe a pesar de la New Age, obtienen un goce finito, repetitivo, en suma fálico, con la cadencia propia del significante. Recordemos las recomendaciones de turno que aconsejan practicar la Meditación diariamente, a la misma hora -de ser posible- y durante períodos regulares de tiempo. Y, sobre todo, no dejar de meditar pues peligros varios se cernirán sobre quien intente dejarla. Es un goce adictivo, para mantener el ‘encantamiento’, que -como tal- pide más. Todo es poco frente a las irrupciones angustiosas que nos depara el ‘silencio’ del lazo social, el descrédito del deseo -que es leído como ‘ego a destituir’ por las sectas- y la búsqueda de soluciones instantáneas que forcluyan la castración.

Este fenómeno, que apunta a la despersonalización, es promovido también por las terapias cognitivas. No debe sorprendernos que utilicen la Meditación ya que las terapias cognitivas, verdaderas técnicas de ‘reprogramación’, apuntan a obtener conductas aceptables para que ‘las cosas anden bien’; o sea, a obliterar aquello más íntimo del sujeto, su síntoma, para convertirlo en un trastorno que hay que suprimir. La Meditación es buen instrumento para el ejercicio de cualquier forma de autoritarismo.

Ni que hablar, entonces, de las propuestas que incluyen a esta nueva ‘droga’ como medio para operar sobre el malestar en la cultura. Según se lee en el acápite: No es necesario el acto, basta la intención. ¿Acaso hace falta alguna prueba más para comprobar que se apunta a la infantilización? Son los niños los que sólo con dificultad aceptan la diferencia entre sus deseos y lo que pueden obtener en realidad. Se trata de una nueva forma de represión, de guante blanco, que tiende a desresponsabilizar al sujeto para que ya no se pregunte qué puede tener que ver él en lo que sucede a su alrededor, y renuncie, así, a su auténtica capacidad creadora/transformadora. 

 

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

El ser humano puede modificar la realidad física sin actuar brutalmente en ella, le basta con concentrar su atención en un objetivo claro y loable.”
Meditación Masiva Argentina [1]

“Meditación es una mente que está en el ahora.
Meditación es una mente que está en calma, sin vacilación ni anticipación.
Meditación es una mente que se ha convertido en no-mente, y que ha vuelto a su fuente.
(…)
Deja ir - la ira y los acontecimientos del pasado
Deja ir - los deseos y la planificación para el futuro” [2]

1] http://www.meditacionmasiva.com.ar/
[2] http://www.artofliving.org/ar-es/%C2%BFqu%C3%A9-es-la-meditaci%C3%B3n
 
Published by redune-info
Comenta este artículo
22 octubre 2012 1 22 /10 /octubre /2012 23:46

La sociedad civil cubre la desidia oficial en la atención a las víctimas de las sectas.

Psicólogos clínicos y grupos de ayuda a los damnificados se encargan de los tratamientos.

Son la punta de lanza en la lucha contra los efectos dañinos de organizaciones expertas en la manipulación mental.(M. GONZÁLEZ)DEIAIMG286.jpg

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

GASTEIZ. De la nada absoluta a la existencia de una red de profesionales capacitados para atender a las víctimas de episodios y casos de dependencia grupal. De la soledad e indefensión de los damnificados a un entramado al que recurrir para tratar de dejar atrás las consecuencias de una desestructuración completa de la personalidad. Ese es el camino que se ha dibujado en el ámbito de la lucha contra los efectos de los movimientos religiosos, asociaciones y empresas con actitudes de carácter sectario. Y, sin embargo, la senda aún muestra que queda mucho por recorrer. No en vano, los tratamientos y las terapias existentes en la actualidad son solo obra del tesón y la perseverancia de organizaciones y profesionales que apuestan por ayudar a las víctimas de ese tipo de organizaciones, toda vez que las diferentes administraciones han naufragado con estrépito en la materia. De hecho, en la actualidad Osakidetza, o sus versiones territoriales en otros puntos del Estado, ni siquiera contemplan específicamente este tipo de dependencias, por lo que recurrir a ellas se antoja una pérdida de tiempo.

 

Las diferencias en este sentido son apabullantes cuando se comparan los recursos y herramientas públicos del Estado con los de otros países, como Francia, donde este tipo de patologías psicológicas cuentan con la respuesta de equipos multidisciplinares de profesionales aptos para combatir los males que presentan las víctimas que llegan a sus manos. Y eso ocurre desde hace décadas. Sin embargo, un paso más abajo de los Pirineos, la disposición institucional al respecto es nula, según desvelan expertos consultados. Lo que existe se ha puesto en marcha desde las asociaciones que luchan contra las consecuencias de la dependencia psicológica que crean las sectas en sus adeptos. "Aquí no hay nada así", indica a este diario Juantxo Domínguez, presidente de Redune, que es la Asociación para la Prevención Sectaria.

 

Sin embargo, desde ese ámbito civil poco a poco se han establecido las bases de una red de profesionales particulares y de organizaciones privadas que han logrado ampliar el espectro de la atención a las víctimas de este tipo de credos y sociedades sectarias cuyo número, por desgracia, está creciendo por el impacto colateral de los efectos de una crisis económica sin precedentes en el mundo occidental.

 

Por desgracia, en épocas de gran convulsión social y económica, el pesimismo se generaliza y provoca sensaciones en las que el futuro se disipa. Y ahí, precisamente, es donde las sectas encuentran caladeros de almas para pescar en río revuelto. No en vano, la realidad es propicia para aquellos que saben enganchar a quienes necesitan creer. "Las sectas se presentan como la explicación sencilla a un problema complejo, prometen cubrir necesidades de todo tipo de forma muy rápida", asegura Vega González, psicóloga clínica y gerente de AIS (Atención e Investigación de Socioadicciones). Esta aseveración encontraría acomodo en la tesis que advierte de que en la actualidad, en Araba, la incidencia de organizaciones, empresas o credos sectarios se habría redoblado en apenas cinco años. De hecho, de los 18 que se contabilizaban en 2007, con alrededor de 700 damnificados-adeptos (entre 3.000 y 4.000 en el conjunto de Euskadi), se habría pasado a entre 25 y 30. La severidad de este dato, a falta de estudios que contabilicen a unos y otros -circunstancia que se antoja imposible-, deviene de las distintas tipologías de víctimas atendidas en los grupos de ayuda ante la manipulación psicológica efectuada desde sectas y estructuras análogas.

 

Tales percepciones dan fe de la complejidad de un problema que requiere atención, ya que sus consecuencias se barruntan dramáticas. Y no necesariamente por la cantidad de las víctimas, sino por la complejidad de la calidad de los daños que potencialmente pueden sufrir. "Cuando nos llegan ya están muy mal", afirma la citada psicóloga clínica. Lógicamente, cada situación es un mundo y cada mente es diferente.

 

SITUACIONES

 

La dura realidad

 

Sin embargo, lo perverso de la incidencia sectaria no recae exclusivamente en las circunstancias personales de los potenciales adeptos, sino en la realidad. Según desvela González, no se puede hablar de un perfil concreto de damnificado, sino de situaciones que hacen más vulnerables a éstos, como el paro, procesos de separación o situaciones económicas comprometidas, entre otras. Ahí es, precisamente, donde las sectas encontrarían su filón. Y actúan. "Ofrecen felicidad y bienestar a personas desesperadas", explica la gerente de AIS. No obstante, sí que es cierto que cada persona responde de una manera a según qué estímulos. Unos, con objetividad. Otros, por desgracia, no.

 

Sea como fuere, es evidente que la labor particular se ha dejado notar en la lucha contra los efectos de los movimientos sectarios. No en vano, en los últimos cuatro o cinco años se han añadido cada vez más especialistas a esta red especializada en la puesta en práctica de las terapias necesarias para hacer frente a pacientes a los que se ha creado una dependencia brutal hacia algo o alguien. A la labor primigenia de AIS (Atención e Investigación de Socioadicciones) se le sumó la de la citada Redune (cuyo germen, Largantza, creció en el corazón de Euskadi) y una red de profesionales desperdigados por el Estado (La Rioja, Aragón, Donostia, Burgos, Cantabria y Cataluña) que, a su compromiso, saben añadir pericia y herramientas con la que combatir la dependencia grupal que acostumbran a presentar los damnificados por este tipo de movimientos desestructurantes. "Las víctimas son gente que necesita ayuda personal y personalizada, porque cuando nos llegan están muy mal. Cuando necesitaban algo muy concreto no tenían. Nadie lo tomaba en consideración. Se les llevaba a un psiquiatra y punto", resalta Domínguez.

 

TERAPIASbipolar.jpg

 

Un proceso duradero

 

Y eso, desde el punto de vista de la atención psicológica y sociológica, se antoja insuficiente. Según desvelan portavoces acostumbrados a trabajar con este tipo de víctimas, éstas llegan a los puntos de ayuda tras haber sufrido procesos de dependencia y de desestructuración difíciles de combatir mediante fármacos, exclusivamente. De hecho, la forma de trabajar de las sectas y grupos con un funcionamiento análogo incluiría tres fases bien diferenciadas y encaminadas a guiar al adepto hasta su dependencia. Según los manuales, en un primer momento, se encuentra el estadio de captación, acogida o ayuda. Después, esa primera etapa dejaría paso a una nueva en la que se trataría de integrar al adepto, al que ya se empezaría a pedir el pago, por ejemplo, de la voluntad, para seguir con los tratamientos, cursos o terapias propuestas. Por último, llega la dependencia total de la víctima, a la que se habría creado una fuerte dependencia hacia algo o alguien. "Es el retiro" de la vida, tal y como explica Vega González, quien recuerda que "según pasan las etapas es más complicado ayudar al damnificado que, cuando está enganchado, ya ve lícito hasta, por ejemplo, pagar fuertes sumas de dinero al grupo que le ha captado".

 

El acceso a una secta es imperceptible. Se produce poco a poco. Casi de manera sigilosa, sin que la familia y los amigos se den cuenta. Cuando éstos notan cambios de comportamiento ya es tarde, porque es cuando los adeptos ya sufren procesos de secretismo, aislamiento y retiro. "Éstas son las fases avanzadas", añade González.

 

Ante tales situaciones, la experiencia acumulada por los años determina formas de actuar para tratar de limar los rigores impuestos en las mentes de las víctimas desde este tipo de grupos de manipulación psicológica. Ya no sirven ni se usan terapias agresivas como las desprogramaciones de antaño. "Ahora se trata de ayudar a que salga. Trabajamos con la familia para que contribuyan a que el damnificado cambie pasos. Se le dan pautas. Se trata de despertar la parte crítica del adepto, aunque no desde el principio", relata la responsable de Atención e Investigación de Socioadicciones. En total, el proceso de deshabituación se prolonga entre 12 y 18 meses, periodo en el que salen a la luz distintos problemas. "Las sectas ya saben cómo trabajamos. Incluso los adeptos te confirman aquello de que ya me avisaron de que me ibais a decir esto".

 

La falta de ayuda institucional no siempre ha sido así. De hecho, en legislaturas pasadas en Catalunya se llegó incluso a plantear la posibilidad de que la Administración autonómica asumiera ese tipo de situaciones con damnificados de procesos de dependencia grupal. Se creó al respecto una comisión interdepartamental con la presencia de responsables de la Sanidad pública, de la universidad o de la Administración. Sin embargo, al final, distintas circunstancias echaron a perder la intención. "En otros lugares, nos llevan décadas de ventaja", explica el responsable de Redune, que lamenta que sea "descorazonador comprobar cómo se aparca a la gente que sale de una secta y que no recibe la atención adecuada".

 

ÁMBITO JUDICIAL

 

Vacío legal

 

Sea como fuere, lo cierto es que la inacción institucional sobre el particular encuentra derivadas, incluso, en el ámbito jurídico. "Se aduce que como la víctima es mayor de edad... Parece que no se puede hacer nada y parece que es muy complicado demostrar que un damnificado por una secta o similar sufre daños psicológicos", asume Domínguez. Sin embargo, fuentes consultadas indican que paulatinamente va ganando peso en las estructuras judiciales y de investigación la figura del psicólogo forense (capaz de discernir el grado de manipulación sufrido por una víctima), necesaria, a juicio de los citados portavoces, para facilitar el trabajo a las fiscalías encargadas de la investigación de este tipo de grupos. Con ese perfil de profesionales, ya se han dado casos de fiscales en el Estado que han tomado en consideración las evidencias de manipulación psicológica. "Es cuestión de tiempo. Sólo hay que esperar que alguien abra la puerta", aclara Domínguez, en referencia a la creación de doctrina judicial válida para luchar contra grupos de manipulación psicológica. "Hay un vacío legal increíble", corrobora Vega González, gerente de AIS.

 

¿QUIÉNES SON?

 

La imagen de credo religioso ha quedado desfasada

 

La actualidad se ha convertido en terreno abonado para el éxito de ciertos comportamientos que acostumbran a aparecer, ya no con la imagen tradicional del santón seguido de sus fieles en busca de quimeras, sino como empresas, sociedades o asociaciones, en principio, legales. Éstas reeditarían formas de actuar que provocan daños psíquicos y patrimoniales a sus víctimas, en las que inocularían la dependencia hacia alguien o algo mediante habilidades manipuladoras que buscan someter la personalidad o el patrimonio de los adeptos -clientes-, o de ambas cuestiones. Por lo tanto, la imagen clásica de una secta, entendida como un movimiento de carácter religioso y cerrado, está dejando paso a iconos más modernos que nada tienen que ver con iglesias, ritos o creencias, al menos, no en el sentido tradicional.

 

De hecho, en la actualidad, este tipo de corrientes ya sólo constituiría el 30% del conjunto de sociedades con comportamientos sectarios. El 70% restante aparecería detrás de centros terapéuticos o de recuperación de toxicómanos, gabinetes psicológicos o de mejora personal, entidades culturales, ONG, estructuras piramidales o sociedades mercantiles perfectamente legales e inscritas en los registros pertinentes. No se trataría, dadas las circunstancias, de sectas en sentido estricto, sino de otro tipo de sociedades sospechosas por sus formas de trabajar, generalmente, "muy fundamentalistas y totalitarias", indica Domínguez. Una oferta de un curso de parapsicología, o de esoterismo, o quizás de técnicas de relajación mental o corporal, de yoga, de magia, o de filosofía egipcia o religiones orientales puede esconder a un grupo de estas características. Puede aparecer como grupos multinivel, como asesorías especializadas en la venta de diferente material -libros, charlas o DVD-, como grupos de interacción familiar, como expertos en ciencias alternativas.

 

 

Published by redune-info
Comenta este artículo
9 agosto 2012 4 09 /08 /agosto /2012 20:14

Un médico, nuevo responsable del Gobierno francés para luchar contra las sectasParisRive_Serge.jpg

Por decreto del Presidente de la República Francesa con fecha del 1 de agosto de 2012, Serge Blisko (en la foto) ha sido nombrado nuevo presidente de la Misión Interministerial de Vigilancia y de Lucha contra las Derivas Sectarias (MIVILUDES). Con la publicación en el Journal Officiel de la République Française se ha hecho público este nombramiento de la persona que encabeza ahora el organismo gubernamental del país vecino para observar y actuar contra las “derivas sectarias".

Según informa Marianne Gomez en el diario La Croix, Serge Blisko fue alcalde del distrito 13 de París y diputado socialista saliente. El médico generalista de 62 años ha heredado la presidencia de la MIVILUDES de Georges Fenech, elegido en las últimas elecciones parlamentarias. Allí podrá reflexionar sobre todo lo relacionado con la salud y las debilidades humanas, temas muy cercanos para él. De hecho, anteriormente ha sido presidente de una misión de información a la Asamblea Nacional y al Senado sobre las toxicomanías, y de un grupo de estudio sobre las cárceles, además de vicepresidente del grupo de estudio sobre las sectas en la Asamblea Nacional.

“El principal problema de las sectas es su cambio de naturaleza, dice. Antes, se trataba de derivas de los movimientos religiosos. Hoy en día, son grupos que se aprovechan de las dificultades sociales para invertir en una cierta cantidad de ambientes”. Serge Blisko sabe de lo que habla. Presidente del Consejo de Supervisión del hospital Sainte-Anne, “trabajó junto a las víctimas” de los movimientos sectarios que eran capaces de ejercer su poder escondiéndose tras una denuncia de abuso de la psiquiatría. Y observa la tendencia de estos grupos de “hacer frente a todo lo que hace a nuestra medicina racional, con campañas anti-vacunación, por ejemplo”. Blisko es particularmente sensible a la situación de los grupos vulnerables -niños, ancianos, adultos discapacitados- como primer blanco de los movimientos sectarios.

 

Serge Blisko, que acaba de interrumpir sus vacaciones para tomar posesión de su nuevo cargo, quiere inscribirse “en la tradición de la casa”. De ninguna manera “para hacer frente a las creencias”, “no luchamos contra las religiones”, repite. Con respecto a la atención a las víctimas de la conducta sectaria, el nuevo presidente tiene la intención de contar con las asociaciones para avanzar en este tema.

El antiguo presidente

El ex juez y actual diputado del distrito 11º del Ródano Georges Fenech (UMP) ha dejado su tarea al frente de la MIVILUDES tras su elección, según informa Lyon Capitale. Fenech no podía seguir ejerciendo, desde el punto de vista jurídico, una misión del Gobierno. Contactado por este medio, Fenech dijo que se ha visto muy enriquecido por su labor al frente de la MIVILUDES. “Me ha permitido medir la magnitud del fenómeno en Francia, Europa y en todo el mundo. Estas derivas sectarias navegan sobre las grandes crisis que enfrentan nuestras sociedades”, dice.

El diputado del Ródano pone de relieve la importancia de la creación, bajo su presidencia, de la CAIMADES (Célula de Asistencia y de Intervención en Materia de Derivas Sectarias), del desarrollo de misiones para proteger a los menores, y de las alianzas hechas para luchar contra la infiltración del sectarismo en el lugar de trabajo. Sin embargo, según el ex magistrado, “la tarea de la MIVILUDES sigue siendo inmensa, y puede contar con un personal muy dedicado y competente

 

Published by redune-info
Comenta este artículo
18 abril 2012 3 18 /04 /abril /2012 10:36
OS CUENTO MI EXPERIENCIA: mlm1.jpg
Tenía un amigo que estudiaba temas esotéricos, de hecho es maestro reiki y tal. bueno, hasta ayer no parecía nada fuera de lo normal más allá de una inquietud espiritual que compartía con él. En esta trayectoria, entre otras cosas dejó su trabajo y se dedicó solo a dar cursos y tal, con el sueño de hacer una eco-aldea (supongo que inspirado por sus contactos con Amalurra, En el 2008 me llamó para "darme un regalo", me dijo. Había venido de la India hace poco, de pasar allí un par de meses, entre los cuales se pasó una temporada en el ashram de Sai Baba....
Total que nos reunió a varias personas en un centro de yoga de Bilbao (), y nos comentó el regalo : el regalo era una asociación que había estado investigando a una tribu esquimal (¿¿??), y que habían descubierto que el mundo funcionaba como el cuerpo humano y que habían adoptado ese esquema para salirse del sistema en el que todos estamos metidos.... Se llama Círculo de luz o Círculo de prosperidad... A veces lo llaman el Regalo .....
Entonces, se adopta un sistema en forma de célula en la que cada persona apoya a otra en su sueño.... que funciona muy bien en Suiza, de donde viene y que se está extendiendo muy rápido. Actualmente debe estar haciéndolo por Barcelona, Valencia y sobre todo por el Norte, según sus palabras.
Nos explicó así el sistema es que un grupo de ocho personas apoyan a otra en su sueño de vida o en su proyecto de vida y le da cada una diez mil euros..... esto un total de ocho personas que constituyen el círculo exterior de esa célula.... Hay cuatro círculos, uno exterior de ochoc personas (verdes), otro más interior de cuatro personas (azules), el más interior de todos (rojas) y el núcleo (amarillo). Cada persona tiene que aportar a la asocicación a sus dos "alas" o a sus dos "verdes"... Cuando entras eres un verde y le das 10000 euros al amarillo de tu célula. Cuando la persona amarilla (la que recive el dinero) consigue los 80000 euros, eclosiona y ...... las dos personas que lo apoyan (que serían rojas) pasan a ser cada una el núcleo de una nueva célula, El desarrolllo de un sueño por mitosis, lo llamaban. Todos avanzan un color y todo vuelve a empezar. Esto se hace por teléfono todo y sin conocer a nadie más que al que le das el dinero. Eso si, con cuidado, porque no quieren que entre a prensa y destruyan el Sueño, malversando la información. Ni quieren que se haga público, para que la "línea energética" permanezca pura.
 CIRCULO-2.jpg
 
 
Esta asociación debe ser muy seria, dicen, y que responde para que las células nunca se paren y el trabajo y la línea energética se mantenga pura, ya que no quieren a nadie formando parte de la célula que pueda estar dedicada al YO y ser un cáncer.
 
Me preocupó que una chica (divorciada, con una hija y evidentemente pasando un mal momento animico) que estaba al lado mío se interesara, me pareció infame que esto lo llamaran sistema de crecimiento interior, que desarrolla la confianza y el amor, me insultó que un amigo (al que yo consideraba un amigo) me crea tan estúpido, que intente conseguir pasta conmigo (mi colega casualmente era célula color amarillo ya, pero el segundo amarillo, aun no cobraba) , Me insulta a nivel humano que intenten aprovecharse de gente dañada, ya que esta persona () imparte cursos de Rebirthing, y me imagino que la gente que va a recuperar su autoestima será lo suficientemente vulnerable como para caer en esa historia y más si ha estado un fin de semana aprendiendo a renacer y a renovar su vida... es la oportunidad perfecta: aceptar el regalo. Me insulta que se utilice algo tan profundo del hombre como su inquietud personal para un negocio lucrativo y que además lo disfracen de camino interior.
 
 CIRCULO-1.jpg
 
En su momento fui a la oficina de la Ertzaina, en Zabalburu, tomaron nota de lo que les conté pero me comentaron que no podía hacer nada puesto que no había aún delito en el hecho que les comenté..
 
 
 
Posteriormente, un día en Tarot Carmen (ubicado en el casco viejo de Bilbao) estaba mirando libros y unas figurillas y oí en la trastienda la misma historia. Les avisé del tema, pero temo que pequé de ingenuo, ya que supuse que intentaban captar a los de la tienda y no caí en la posibilidad de que fueran los propios de la tienda los que intentaran captar a sus clientes.
Published by redune-info
Comenta este artículo
27 noviembre 2011 7 27 /11 /noviembre /2011 12:07

ENTREVISTA: EL SUMARIO DEL 'CASO KÁRATE'

"Tuve relaciones con menores porque era una forma de vida"

La primera esposa del ex campeón de artes marciales Fernando Torres Baena confesó al juez los abusos y el funcionamiento de la secta sexual

MÓNICA CEBERIO BELAZA- Las Palmas - 18/03/2010

EL PAIS

 

Edith V. P. ha reconocido que mantuvo relaciones con menores de edad durante cuatro años. Lo explica así: "Era una forma de vida a la que me había entrenado Fernando". Fernando es Fernando Torres Baena, principal imputado en el que podría ser uno de los mayores casos de pederastia en España. Edith, ex esposa de Fernando y también imputada, detalla en su declaración ante el Juzgado de Instrucción número 7 de Las Palmas de Gran Canaria el inicio de esta truculenta historia de secta sexual dirigida por el prestigioso karateca, profesor y ex campeón de España, Torres Baena. En el sumario, al que ha tenido acceso EL PAÍS, relata su propia corrupción.

Le conoció en una escuela de kárate y danza cuando tenía sólo 14 años. A los 16 se casó con él. "Estaba superenamorada. Lo admiraba. Era como un Dios", explica la mujer, de 45 años, al juez. "Él me decía que no era suficiente, que necesitaba más, una persona del otro sexo, porque yo no era suficiente". Cuando nació su primera hija, Torres Baena preguntó a Edith si podía ir a su casa una persona de su mismo sexo, para que él "lograra su felicidad". Quiso que ella también mantuviera relaciones con otras personas. "La primera vez que accedí fue muy frustrante y le pedí a Fernando que no me obligara. (...) Durante un tiempo me dejó tranquila, pero al poco tiempo volvió a empezar".

Edith y Fernando tuvieron un segundo hijo, pero, según la declaración de la mujer, él no quería esa clase de familia. "Quería una elegida por él, que todos colaboraran en todo y mantener de esa forma relaciones". En esa época empezaron a llegar a la casa dos chicos -uno de ellos también imputado ahora- y dos chicas. Después fueron llegando más, alumnos de la escuela. Menores de edad de unos 13 o 14 años. Edith mantuvo relaciones con algunos varones. Fernando, con chicos y con chicas.

Era "la familia de Playa de Vargas", lugar en el que el matrimonio tenía una casa de Fernando_Torres_Baena.jpg

veraneo a la que se llevaban a los alumnos elegidos. "Todo el mundo colaboraba en la casa. (...) Entendía que los demás iban porque querían. Tenía la sensación de que la única jodida era yo y que ellos estaban locos por tener relaciones sexuales con Fernando". "Lo que pasaba cuando alguien iba a tener una relación era que se cerraba una habitación y se sabía que allí había alguien con alguien".

La ex esposa de Torres Baena asegura que sabía que tenía que compartir con esas personas (menores) "todo, tanto el trabajo como las relaciones". "Yo cumplía el trámite y seguía con lo mío". Asegura que no habló de este tema con nadie en ese entonces porque "todo el mundo pensaba que era bueno".

Cuando su hija mayor cumplió los once años, ella se alejó del grupo y vio cómo, sin embargo, sus hijos se acercaban. "Hablé con Fernando y le dije que dejara de intentar ese tipo de familia", señala. Su hija mayor empezó a tener relaciones sexuales con un alumno de kárate cuando tenía 15 años, según su relato, pero niega haber sabido que sus hijos participaran en la secta sexual. Los testimonios de algunos menores, sin embargo, indican lo contrario. Los hijos también lo han negado.

En 1988 Edith comenzó a estudiar Derecho en la universidad. Ante las preguntas del fiscal sobre si no se daba cuenta de que estaba cometiendo un delito teniendo relaciones con menores, la imputada dice que "nunca pensó si eran mayores o menores" pero que se sentía mal "por participar en una forma de vida que no quería". Al ver crecer a mis hijos me fui percatando de lo que pasaba. A él lo define como un hombre "inteligente y manipulador" que quería tener influencia sobre todo el mundo, mayores y menores".

Edith y Torres Baena se separaron en 1994. Él le dijo que su forma de vida "no era compatible" con las aspiraciones laborales de ella, según su declaración, y, además, que había conocido a María José, la "mujer perfecta" (su actual pareja; también imputada y en prisión preventiva).

Hay otros tres imputados por abusos y corrupción de menores: el hermano de María José y dos monitores. El viernes pasado se levantó el secreto de sumario. La juez ha pedido un informe psiquiátrico de todos los imputados, que serán examinados por dos médicos forenses para determinar si padecen algún tipo de anomalía o alteración psíquica. El relato de Edith quizá no la comprometa penalmente porque sus delitos de abusos sexuales a menores (o la mayor parte) podrían haber prescrito por el paso del tiempo.

EL SUMARIO DEL 'CASO KÁRATE' - EL ORIGEN DEL PROCESO

"Les comen la cabeza a los niños y abusan de ellos, es una secta"

Una adolescente denunció al karateca en enero para proteger a otro menor

MÓNICA CEBERIO BELAZA- Las Palmas - 19/03/2010

EL PAIS

Lo que llevaba ocurriendo desde hacía más de 20 años en la escuela de kárate de Fernando Torres Baena en Las Palmas de Gran Canaria salió a la luz el pasado mes de enero, cuando una adolescente decidió contárselo a un profesor del colegio en el que estudiaba y, después, a la policía. Habló para proteger a otro menor, el hermano pequeño de una compañera suya al que los agresores iban a llevar a la casa de Playa de Vargas, lugar en el que se consumaban la mayor parte de los abusos.

Éste es su relato -que aparece en el sumario del proceso- sobre el lado oscuro de la escuela de kárate más prestigiosa de Gran Canaria , cuna de campeones europeos y mundiales y dirigida por un prestigioso ex campeón de España y presidente de la Federación insular.

La chica se apuntó a kárate a los 13 años. En un principio, todo parecía normal. Dos de las imputadas, María José (pareja de Fernando Torres Baena, de 31 años) e Ivonne (de 29), le daban clase. Un día le propusieron ir a pasar el fin de semana a la casa de Torres Baena, de 53 años, en Playa de Vargas (municipio de Agüimes), "para entablar más confianza con los alumnos de kárate y para entrenar", según declaró ella después ante la policía. Sin imaginar nada raro, aceptó.

 ragazzi2.jpg

Cuando llegó a la casa se encontró con cuatro adultos: los imputados Fernando, María José, Ivonne y José (hermano de María José, que daba clases particulares de apoyo). También había 11 chicos de 15 a 17 años y un niño de 11 o 12. Fernando le dijo a la recién llegada que era normal que hubiera en la casa relaciones sexuales de chicos con chicos y chicas con chicas, y que "daba igual la edad". La chica vio un ambiente "raro" en la casa. Los menores no entrenaron esos días, sino que se dedicaban a limpiar. La primera noche, sobre las 10, empezó a notar que los monitores cuchicheaban entre ellos y que de repente empezaban a faltar parejas en el salón. Los adultos subían al piso de arriba con alguien más y estaban arriba una hora, más o menos.

Ella se quedó con otros compañeros en el piso de abajo. Cuando llegó la hora de dormir, una de las adultas le anunció que pasaría la noche con ella, en su habitación. Se metieron en la cama y la mujer empezó a acariciarla. La menor protestó. Al día siguiente, Fernando le preguntó "muy serio" sobre lo que había pasado la noche anterior. Le dijo que si no tenía relaciones sería una "tirada" y nunca lograría ser campeona de kárate. La segunda noche sucedió algo parecido. Siguió resistiéndose a las demandas de la mujer.

A la mañana siguiente, "todos los monitores la miraban mal", recuerda. "Fernando la riñó mucho", según consta en la declaración, y le dijo que Ivonne y María José habían llegado a ser campeonas de España porque de jóvenes habían mantenido relaciones sexuales. La chica asegura que "tenía mucho miedo de Fernando" y, por ese mismo temor, acabó pidiendo perdón y volviendo varias veces a Playa de Vargas.

La denunciante ha sido la primera en hablar de una "secta sexual" en la prestigiosa escuela de kárate. Les insistían para que sus familias no supieran nada porque no lo iban a "entender". El mensaje reiterado era que nada de lo que allí pasaba era malo. "Les comen la cabeza a los niños y abusan de ellos", dijo esta chica al profesor a quien confesó todo por primera vez. Otro alumno corroboró este testimonio de la denunciante ante la policía. A partir de estas declaraciones, después de dos décadas de silencio, la maquinaria policial y judicial empezó a funcionar. Aparecieron más de 50 víctimas de todas las edades con relatos similares.

 

El fiscal pide 303 años de cárcel para el principal acusado en el 'caso Kárate'

Fernando Torres Baena, su novia y dos monitores están acusados de abusar sexualmente de más de 60 menores que asistían a las clases de artes marciales que impartían

EFE - Las Palmas - 22/11/2011

La Fiscalía ha solicitado hoy a la Audiencia de Las Palmas de Gran Canaria que condene al principal acusado en el llamado caso Kárate, Fernando Torres Baena, a 303 años de prisión como autor de 36 delitos de abuso sexual, 13 de corrupción de menores y uno de tenencia ilícita de armas.

En esta causa se investiga los abusos sexuales que supuestamente cometieron de forma sistemática el maestro karateca, Torres Baena, su novia María José González Peña y los monitores Ivonne González Herrera y Juan Luis B.C. sobre más de 60 menores que asistían a sus clases de artes marciales en los gimnasios que regentaban.

En un escrito hecho público hoy, el Ministerio Fiscal solicita para González Peña 154 años de cárcel por delitos de abusos sexuales y corrupción de menores, 146 años para González Herrera por los mismos cargos y 18 años para Juan Luis B.C. por abusos sexuales

 

 

Así funcionaba la secta sexual del karateca

Fernando Torres Baena corrompió a alumnos en su escuela de kárate, en Gran Canaria, pero no a todos: los buscaba menores (de nueve a 13 años) y físicamente agraciados. Apoyado por sus mujeres, formaba 'familias' que se regían por el lema de "aquí, todos con todos y yo con todos"

 

MÓNICA CEBERIO BELAZA 21/03/2010

EL PAIS

En la escuela de kárate de Fernando Torres Baena no se corrompía a todos los alumnos. Sólo a los elegidos. El director los seleccionaba en función de su belleza y aptitudes físicas . Los preferidos pasaban a formar parte de su "familia", que él controlaba de forma autoritaria dirigiendo cada uno de los actos de sus miembros. A lo largo de más de 30 años de trayectoria profesional creó varias. Eran familias perecederas. Cuando los alumnos crecían, salvo que pasaran a formar parte de la cadena de mando, eran reemplazados por chicos más jóvenes. La maquinaria de manipulación volvía entonces a empezar. Los testigos y víctimas que han declarado en el proceso judicial del caso del kárate coinciden en su versión de lo que ocurría dentro de esta secta sexual y deportiva en Gran Canaria. Muchos de ellos ni se conocen entre sí porque pertenecieron a diferentes grupos. A algunos les separan 25 años de diferencia. Sólo una persona ha estado en todos ellos: el propio Torres Baena, de 53 años, autoerigido como pater familias absoluto, el líder.

Los que no eran elegidos como miembros de la familia veían una escuela de kárate normal. Lo único visible para todos era que alumnos y monitores se mostraban muy cariñosos entre sí y que el saludo habitual era un beso en la boca. Pero sólo los preferidos llegaban a conocer el trasunto oscuro del gimnasio. "Sólo se interesaba por los que eran físicamente agraciados tanto de cara como de cuerpo, especialmente entre los nueve y los 13 años, que es cuando comienzan a competir", asegura uno de los denunciantes. Dejaba de lado a los menos agraciados, aunque si tenían cualidades podían participar en los campeonatos.

El karateca invitaba a sus niños a su casa de la playa de Vargas, en Agüimes . Iban allí en vacaciones y los fines de semana con la excusa de hacer entrenamientos intensivos. Pero no sólo se entrenaba. Los chicos limpiaban la casa por dentro, arreglaban el jardín, iban a la playa juntos..., como si efectivamente fueran una gran familia que trabajaba unida en todas las labores del hogar. Era parte del entrenamiento, como el sexo, que pedía a los alumnos porque la familia "tenía que conocerse en todos sus aspectos" y porque de esta forma se potenciaba "todo lo que conlleva la vida deportiva y el kárate". Lo que había de fondo, según él les explicaba, era "amor". Y disciplina. Él lo controlaba todo: hacía cuadrantes ordenando quién debía acostarse con quién cada noche. La regla general, según un menor, era ésta: "Aquí todos con todos y yo con todos". El que se abstenía, era reprendido.

No se ejercía violencia física sobre los menores, según desvela un sumario judicial en el que aparecen declaraciones de 55 presuntas víctimas. Los niños iban asimilando poco a poco el estilo de vida que a Torres Baena le gustaba; les convencía de que el sexo era algo "normal". Las relaciones con los niños no eran "forzadas de forma explícita", según explicó al juez de Las Palmas que lleva el caso una mujer que ahora está en la treintena y que a los 13, recién llegada a la escuela, recibió la buena noticia de que "formaría parte de la pequeña familia de elegidos". Dice que no puede explicar muy bien cómo funcionaba el mecanismo de control, pero que "había una manipulación por parte de Fernando" en la que todos caían.

Otra mujer de esa época, de esa familia ya antigua, explicó al juez cómo Torres Baena iba introduciendo a los chicos en su filosofía vital. Les decía que la relación de pareja que tenían sus padres no era "lo que se llevaba", que era de "desfasados" y que "no podían estar cerrados porque les iba a apartar de muchas cosas". Alababa sus habilidades deportivas y les hacía promesas sobre su futuro en el kárate. "Le gustan sobre todo los niños más pequeños, entre los nueve y los 13 años", relata uno de los denunciantes. "Es cuando empiezan a competir y puede engatusarlos"

Los preferidos recibían un "seguimiento especial", y el profesor les ponía ejemplos de deportistas que habían triunfado gracias a que le habían hecho caso en todo. Por el contrario, los que no obedecían fracasaban. Con niños en edades muy influenciables y con ganas de triunfar, solía funcionar. Si se negaban a hacer algo, aparecía el chantaje emocional: les convencía de que eran ingratos con quien les estaba dando todo y que le "destrozaban" con su actitud rebelde.

A una chica le dijo que la vida que llevaban en la playa de Vargas era "totalmente diferente a la exterior", que eran todos "una familia" y que debían luchar "por lo que allí se podía conseguir". "Fernando tiene poder de persuasión y capacidad de controlarte psicológicamente, y desde que nota que empiezas a dudar y a flaquear comienza a hablar y finalmente a convencerte para que vayas a su redil de nuevo", declaró esta joven ante el juez y la policía. "No sabía cómo salir de todo esto".

Ésa era la parte más suave de la manipulación. Había otra más agresiva. Torres Baena tenía poder. En los últimos tiempos era el presidente de la Federación Gran Canaria de Kárate y director de I+D de la federación española. Los alumnos sabían, y así lo dejaba claro él, que si se ponían en su contra no iban a ser admitidos en ningún gimnasio y no podrían hacer nada en ese mundo. Un alumno le atribuye esta frase: "Si quieres marcharte, márchate, pero ya puedes ir olvidándote del kárate".

Una de las chicas que ha declarado, de casi 30 años, acabó aterrorizada por Fernando. Empezó a tener una relación con alguien ajeno al grupo y tuvo verdaderos problemas porque "eso no se podía consentir". Una de las formas de lograr el control era precisamente aislar a los menores; alejarlos de sus familias reales y de sus amigos de forma que, en un momento dado, todo lo que eran se lo debían a Fernando y al grupo de la playa de Vargas.

"Cualquiera que quisiera salirse de lo establecido por él tenía bronca asegurada", declaró la mujer. A ella le amenazó con echarla del club; le dijo que le haría la vida imposible, que él se encargaría de que no volviese a competir jamás. La karateca rebelde se envalentonó y le dijo que le contaría todo a la policía. Él, según su relato, respondió que "llevaba haciendo el mismo tipo de vida desde hacía 35 años" y que siempre "había hecho lo que había querido".

Las broncas, al parecer, eran todo lo largas que fuera necesario para doblegar la voluntad de los menores. Podían durar hasta tres o cuatro horas. "Sabe cómo hacer daño cuando no le obedecen", asegura una joven. "Es manipulador y no tiene escrúpulos", afirma otra. "Se interesaba por la vida personal de los chicos como si tratara de averiguar el punto flaco de cada uno", corrobora un alumno.

La historia de sus familias ficticias viene de tiempo atrás. Se casó con su primera mujer, Edith, cuando ella tenía apenas 16 años. Él tenía 24. Un año antes, en 1979, se había proclamado campeón de España de kárate en la modalidad kumité. En 1981 fundó su escuela e inició a su mujer en la práctica del sexo con otras parejas, hombres y mujeres. Mientras tanto tuvieron una primera hija.

Torres Baena formó en esa época una primera familia con alumnos de su escuela, de 13 y 14 años, a los que llevaba a la playa de Vargas. Edith, separada desde el año 1994 de Fernando, ha reconocido ante el juez los abusos durante esa primera época, en los que ella también participó porque sucedían "dentro de una forma de vida a la que le había entrenado Fernando". Su marido le explicaba que no podía ser feliz "sin montar la familia que quería", afirma la mujer. Uno de los menores que visitaban la playa de Vargas se hizo novio de su hija mayor.

Edith dice que está segura de que Fernando no ha tenido relaciones con sus propios hijos (tres), ni los ha involucrado en sesiones de sexo en grupo, lo que contradice las declaraciones de muchos denunciantes. Los tres hijos de la pareja también lo han negado.

Uno de los chicos que empezó a aparecer por la playa de Vargas fue Juan Luis B., ahora también imputado a sus 37 años. Con 14 ya estaba en la escuela, manteniendo relaciones sexuales con mayores y menores y con el propio Fernando, según la versión de Edith (que admite haberse acostado con él cuando era menor). De mayor pasó a convertirse en uno de los líderes.

Años más tarde, en una familia posterior llegaron, de adolescentes, María José G. P. e Ivonne G., otras dos imputadas que también coincidieron con Edith. Cuando el matrimonio se separó, María José se convirtió en la nueva novia de Fernando Torres Baena. Él las usaba a ambas como cebo ante los chicos; eran las primeras en introducir a los menores en las artes amatorias y prepararles para Fernando, según decenas de declaraciones de víctimas. Una dibujó una pirámide explicando el funcionamiento de la secta: en el vértice está Fernando; abajo, María José e Ivonne; en un tercer peldaño situó a Juan Luis. Todo lo demás era "la plebe". Tanto Juan Luis como María José e Ivonne habían sido, probablemente, "plebe" cuando llegaron a la escuela tiempo atrás.

Todo se destapó el pasado 26 de enero. Una adolescente se atrevió a hablar con un profesor suyo del colegio y con la policía para evitar que el hermano pequeño de una compañera de clase, de nueve años, sufriera los mismos abusos que ella. A partir de aquí se desencadenaron las denuncias. Tres de los imputados (Fernando, su novia María José e Ivonne) están encarcelados. Otros tres, Edith, Juan Luis y José (hermano de María José), han quedado en libertad. Salvo Edith, el resto niega todas las acusaciones. Torres Baena asegura que se trata de un complot organizado por algún club deportivo y que sólo ha tenido relaciones con mayores de edad. En la casa de la urbanización El Edén, en la playa de Vargas, la policía encontró los artilugios sexuales (consoladores, películas pornográficas...) de los que hablaban los denunciantes que formaban parte de la familia actual.

¿Qué les puede pasar a los imputados? Las penas dependerán de cada hecho concreto que quede acreditado y de la edad de los que han sufrido los abusos. Los actos sexuales con menores de 13 años son delito en todo caso. Cuando la víctima es mayor de esa edad, se considera que no hay consentimiento si éste se ha obtenido "prevaliéndose el responsable de una situación de superioridad manifiesta" que coarte su libertad. Las penas se agravan, además, cuando ha habido penetración de algún tipo. El Código Penal recoge también un tipo específico para cuando el abuso se comete con menor de 13 a 16 años que ha consentido mediante engaño. Alguno de los delitos puede haber prescrito.

En la causa se están investigando centenares de presuntos abusos. La policía, en su informe final al juzgado, ha concluido lo siguiente: "Los imputados constituyen un grupo organizado de pederastas (asimilable a una secta, con un líder carismático) que aprovechaban su vinculación e influencia en el mundo del kárate para atraer a los menores y ganarse su confianza y admiración. (...) Fernando Torres Baena es el cabecilla del grupo, llevando décadas realizando estos actos con total impunidad".

 

El fiscal pide hasta 300 años en el mayor proceso de abusos a menores

El escrito de acusación del 'caso Kárate' sostiene que el profesor Torres Baena era un "depredador sexual" que manipuló a sus alumnos durante al menos 15 años

MÓNICA CEBERIO BELAZA - Madrid - 23/11/2011

EL PAIS

Fernando Torres Baena, el profesor y excampeón de España de kárate acusado de abusar durante décadas de sus alumnos y de formar una especie de secta con menores a los que iniciaba sexualmente a edades muy tempranas, ha mantenido su inocencia desde su detención, en febrero de 2010. Asegura que toda la acusación -asentada en el testimonio de las víctimas- está basada en un complot organizado para acabar con su escuela. La fiscalía, sin embargo, acaba de acusarle de ser un "depredador sexual" y de usar "técnicas psicológicas de manipulación tendentes a obtener la sumisión a todos los niveles de aquellos menores hacia los que ha sentido algún tipo de inclinación o apetencia sexual". El ministerio público pide que se le condene a 303 años de cárcel por más de 50 delitos de abusos sexuales, corrupción de menores y tenencia ilícita de armas en un procedimiento que podría convertirse en el mayor caso de pederastia acaecido en España.

El ministerio público pide además, también por delitos de abusos sexuales y corrupción de menores, 154 años de prisión para la pareja de Torres Baena desde 1999, María José González, cinturón negro y monitora de la escuela; 146 para Ivonne González, otra profesora acusada de participar en los abusos que podría haber sido a su vez víctima de Torres Baena cuando era adolescente; y 18 para Juan Luis Benítez, también trabajador del centro. Todos ellos habrían formado parte, según el escrito de acusación del fiscal, de un sistema perfectamente organizado para abusar de los jóvenes alumnos -algunos, niños- que pasaban por la escuela del prestigioso Torres Baena y eran elegidos por el líder. El principal acusado, de 55 años, era cinturón negro 6º Dan, fue presidente de la Federación de Kárate de Gran Canaria y director de I+D de la Federación Española de Kárate.

El fiscal habla de una red de captación que los procesados hacían funcionar como una "tela de araña". María José González (33 años), Ivonne González (31) y José Luis Benítez (38) trabajaban como monitores en distintos centros deportivos. Eran ellos los encargados, según la fiscalía, de hacer la selección de niños y adolescentes guapos y buenos deportistas en los que podría estar interesado Torres Baena. De allí eran derivados al gimnasio que él gestionaba en Las Palmas de Gran Canaria. Pero no todos los menores de la escuela sufrieron abusos. Allí se hacía la selección final de los elegidos para formar parte del grupo de entrenamiento que hacía concentraciones en el chalet de Torres Baena en Playa de Vargas (Agüimes), donde, según la fiscalía, "se desarrollaron durante al menos los últimos 15 años auténticas orgías sexuales donde los menores no solo se debían prestar a cualquier tipo de actividad sexual" con Torres Baena y sus lugartenientes, "sino que eran inducidos a mantener las mismas prácticas con cualesquiera otros de los alumnos menores asistentes, sin distinción de edad, sexo o número de participantes".

El principal acusado lograba gracias a sus técnicas de manipulación, según el escrito de la fiscalía, que los menores "se plegaran a sus deseos lúbricos (...) en los que cabía no solo cualquier tipo de práctica sexual sino que era indiferente su posición tanto como sujeto activo o pasivo y sin importarle el género masculino o femenino de la víctima propiciatoria, ni mucho menos la edad de esta". De hecho, la fiscalía sostiene que Torres Baena se acercaba a propósito a niños de corta edad porque le resultaba "mucho más fácil vencer cualquier tipo de resistencia emocional al plantear sus deseos sexuales como métodos de educación y mejora deportiva".

La gran pregunta sobre este caso ha sido, desde el principio, cómo logró Torres Baena que ninguno de los alumnos que presuntamente han sufrido abusos durante los últimos 15 o 20 años lo relatara a sus familiares o amigos. La fiscalía da su respuesta a este interrogante. "Los cuatro procesados", mantiene el fiscal Pedro Gimeno, "planteaban el establecimiento de relaciones sexuales como método de evolución personal y deportiva, logrando de esta manera vencer las lógicas reticencias culturales y morales de los menores, postulándose como una suerte de 'familia alternativa' en la que el visionado de imágenes pornográficas, el consumo de bebidas alcohólicas y/o derivados cannábicos eran tolerados, proyectando en los menores un esquema de relajación moral que, unido a la habitual rebeldía de los adolescentes y preadolescentes, favorecía la consecución de sus objetivos".

Sobre la personalidad de Torres Baena y cómo lograba doblegar la voluntad de los menores, el fiscal afirma que, "dada su condición de 'héroe o Dios' deportivo y espiritual de todo el colectivo, no dudaba en fomentar sentimientos de culpabilidad y/o fracaso en los diferentes menores cuando estos se negaban a cualquier práctica sexual".

El escrito relata después, uno a uno, los casos en los que alumnos menores de edad han sufrido abusos por parte de alguno -o varios- de los procesados en el gimnasio o en el chalet de Playa de Vargas. Cuando Torres Baena quería que los alumnos tuvieran relaciones entre sí, era él mismo quien elegía a las parejas o grupos -"tríos, cuartetos y hasta quintetos"- y el tiempo de duración del contacto sexual.

Torres Baena fue detenido en febrero de 2010 y lleva en prisión desde entonces junto a María José González e Ivonne González. Juan Luis Benítez está en libertad bajo fianza de 400.000 euros. El titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Las Palmas, Miguel Ángel Parramón, dictó el pasado julio auto de procesamiento contra los cuatro inculpados por abusos sexuales cometidos contra 61 alumnos según la relación del juez, que la fiscalía rebaja ahora a 38. En total se ha tomado declaración a 177 alumnos y exalumnos de la escuel para tratar de determinar cómo se prevalía presuntamente Torres Baena de su autoridad para abusar de los menores, pero en algunos supuestos los hechos habrían ya prescrito por el paso del tiempo y en otros la fiscalía ha considerado que no había pruebas suficientemente sólidas para sostener la acusación.

 

El fiscal pide 303 años de cárcel para el principal acusado en el 'caso Kárate'

Fernando Torres Baena, su novia y dos monitores están acusados de abusar sexualmente de más de 60 menores que asistían a las clases de artes marciales que impartían

EFE - Las Palmas - 22/11/2011

La Fiscalía ha solicitado hoy a la Audiencia de Las Palmas de Gran Canaria que condene al principal acusado en el llamado caso Kárate, Fernando Torres Baena, a 303 años de prisión como autor de 36 delitos de abuso sexual, 13 de corrupción de menores y uno de tenencia ilícita de armas.

En esta causa se investiga los abusos sexuales que supuestamente cometieron de forma sistemática el maestro karateca, Torres Baena, su novia María José González Peña y los monitores Ivonne González Herrera y Juan Luis B.C. sobre más de 60 menores que asistían a sus clases de artes marciales en los gimnasios que regentaban.

En un escrito hecho público hoy, el Ministerio Fiscal solicita para González Peña 154 años de cárcel por delitos de abusos sexuales y corrupción de menores, 146 años para González Herrera por los mismos cargos y 18 años para Juan Luis B.C. por abusos sexuales

 Ivonne G H Maria Jose G P

                               COLABORADORAS EN EL CASO DE LA SECTA SEXUAL

 

Así funcionaba la secta sexual del karateca

Fernando Torres Baena corrompió a alumnos en su escuela de kárate, en Gran Canaria, pero no a todos: los buscaba menores (de nueve a 13 años) y físicamente agraciados. Apoyado por sus mujeres, formaba 'familias' que se regían por el lema de "aquí, todos con todos y yo con todos"

MÓNICA CEBERIO BELAZA21/03/2010

EL PAIS

 

En la escuela de kárate de Fernando Torres Baena no se corrompía a todos los alumnos. Sólo a los elegidos. El director los seleccionaba en función de su belleza y aptitudes físicas . Los preferidos pasaban a formar parte de su "familia", que él controlaba de forma autoritaria dirigiendo cada uno de los actos de sus miembros. A lo largo de más de 30 años de trayectoria profesional creó varias. Eran familias perecederas. Cuando los alumnos crecían, salvo que pasaran a formar parte de la cadena de mando, eran reemplazados por chicos más jóvenes. La maquinaria de manipulación volvía entonces a empezar. Los testigos y víctimas que han declarado en el proceso judicial del caso del kárate coinciden en su versión de lo que ocurría dentro de esta secta sexual y deportiva en Gran Canaria. Muchos de ellos ni se conocen entre sí porque pertenecieron a diferentes grupos. A algunos les separan 25 años de diferencia. Sólo una persona ha estado en todos ellos: el propio Torres Baena, de 53 años, autoerigido como pater familias absoluto, el líder.

Los que no eran elegidos como miembros de la familia veían una escuela de kárate normal. Lo único visible para todos era que alumnos y monitores se mostraban muy cariñosos entre sí y que el saludo habitual era un beso en la boca. Pero sólo los preferidos llegaban a conocer el trasunto oscuro del gimnasio. "Sólo se interesaba por los que eran físicamente agraciados tanto de cara como de cuerpo, especialmente entre los nueve y los 13 años, que es cuando comienzan a competir", asegura uno de los denunciantes. Dejaba de lado a los menos agraciados, aunque si tenían cualidades podían participar en los campeonatos.

El karateca invitaba a sus niños a su casa de la playa de Vargas, en Agüimes . Iban allí en vacaciones y los fines de semana con la excusa de hacer entrenamientos intensivos. Pero no sólo se entrenaba. Los chicos limpiaban la casa por dentro, arreglaban el jardín, iban a la playa juntos..., como si efectivamente fueran una gran familia que trabajaba unida en todas las labores del hogar. Era parte del entrenamiento, como el sexo, que pedía a los alumnos porque la familia "tenía que conocerse en todos sus aspectos" y porque de esta forma se potenciaba "todo lo que conlleva la vida deportiva y el kárate". Lo que había de fondo, según él les explicaba, era "amor". Y disciplina. Él lo controlaba todo: hacía cuadrantes ordenando quién debía acostarse con quién cada noche. La regla general, según un menor, era ésta: "Aquí todos con todos y yo con todos". El que se abstenía, era reprendido.

No se ejercía violencia física sobre los menores, según desvela un sumario judicial en

el que aparecen declaraciones de 55 presuntas víctimas. Los niños iban asimilando poco a poco el estilo de vida que a Torres Baena le gustaba; les convencía de que el sexo era algo "normal". Las relaciones con los niños no eran "forzadas de forma explícita", según explicó al juez de Las Palmas que lleva el caso una mujer que ahora está en la treintena y que a los 13, recién llegada a la escuela, recibió la buena noticia de que "formaría parte de la pequeña familia de elegidos". Dice que no puede explicar muy bien cómo funcionaba el mecanismo de control, pero que "había una manipulación por parte de Fernando" en la que todos caían.

Otra mujer de esa época, de esa familia ya antigua, explicó al juez cómo Torres Baena iba introduciendo a los chicos en su filosofía vital. Les decía que la relación de pareja que tenían sus padres no era "lo que se llevaba", que era de "desfasados" y que "no podían estar cerrados porque les iba a apartar de muchas cosas". Alababa sus habilidades deportivas y les hacía promesas sobre su futuro en el kárate. "Le gustan sobre todo los niños más pequeños, entre los nueve y los 13 años", relata uno de los denunciantes. "Es cuando empiezan a competir y puede engatusarlos".

Los preferidos recibían un "seguimiento especial", y el profesor les ponía ejemplos de deportistas que habían triunfado gracias a que le habían hecho caso en todo. Por el contrario, los que no obedecían fracasaban. Con niños en edades muy influenciables y con ganas de triunfar, solía funcionar. Si se negaban a hacer algo, aparecía el chantaje emocional: les convencía de que eran ingratos con quien les estaba dando todo y que le "destrozaban" con su actitud rebelde.

A una chica le dijo que la vida que llevaban en la playa de Vargas era "totalmente diferente a la exterior", que eran todos "una familia" y que debían luchar "por lo que allí se podía conseguir". "Fernando tiene poder de persuasión y capacidad de controlarte psicológicamente, y desde que nota que empiezas a dudar y a flaquear comienza a hablar y finalmente a convencerte para que vayas a su redil de nuevo", declaró esta joven ante el juez y la policía. "No sabía cómo salir de todo esto".

Torres_Baena.jpg

Ésa era la parte más suave de la manipulación. Había otra más agresiva. Torres Baena tenía poder. En los últimos tiempos era el presidente de la Federación Gran Canaria de Kárate y director de I+D de la federación española. Los alumnos sabían, y así lo dejaba claro él, que si se ponían en su contra no iban a ser admitidos en ningún gimnasio y no podrían hacer nada en ese mundo. Un alumno le atribuye esta frase: "Si quieres marcharte, márchate, pero ya puedes ir olvidándote del kárate".

Una de las chicas que ha declarado, de casi 30 años, acabó aterrorizada por Fernando. Empezó a tener una relación con alguien ajeno al grupo y tuvo verdaderos problemas porque "eso no se podía consentir". Una de las formas de lograr el control era precisamente aislar a los menores; alejarlos de sus familias reales y de sus amigos de forma que, en un momento dado, todo lo que eran se lo debían a Fernando y al grupo de la playa de Vargas.

"Cualquiera que quisiera salirse de lo establecido por él tenía bronca asegurada", declaró la mujer. A ella le amenazó con echarla del club; le dijo que le haría la vida imposible, que él se encargaría de que no volviese a competir jamás. La karateca rebelde se envalentonó y le dijo que le contaría todo a la policía. Él, según su relato, respondió que "llevaba haciendo el mismo tipo de vida desde hacía 35 años" y que siempre "había hecho lo que había querido".

Las broncas, al parecer, eran todo lo largas que fuera necesario para doblegar la voluntad de los menores. Podían durar hasta tres o cuatro horas. "Sabe cómo hacer

daño cuando no le obedecen", asegura una joven. "Es manipulador y no tiene escrúpulos", afirma otra. "Se interesaba por la vida personal de los chicos como si tratara de averiguar el punto flaco de cada uno", corrobora un alumno.

La historia de sus familias ficticias viene de tiempo atrás. Se casó con su primera mujer, Edith, cuando ella tenía apenas 16 años. Él tenía 24. Un año antes, en 1979, se había proclamado campeón de España de kárate en la modalidad kumité. En 1981 fundó su escuela e inició a su mujer en la práctica del sexo con otras parejas, hombres y mujeres. Mientras tanto tuvieron una primera hija.

Torres Baena formó en esa época una primera familia con alumnos de su escuela, de 13 y 14 años, a los que llevaba a la playa de Vargas. Edith, separada desde el año 1994 de Fernando, ha reconocido ante el juez los abusos durante esa primera época, en los que ella también participó porque sucedían "dentro de una forma de vida a la que le había entrenado Fernando". Su marido le explicaba que no podía ser feliz "sin montar la familia que quería", afirma la mujer. Uno de los menores que visitaban la playa de Vargas se hizo novio de su hija mayor.

Edith dice que está segura de que Fernando no ha tenido relaciones con sus propios hijos (tres), ni los ha involucrado en sesiones de sexo en grupo, lo que contradice las declaraciones de muchos denunciantes. Los tres hijos de la pareja también lo han negado.

Uno de los chicos que empezó a aparecer por la playa de Vargas fue Juan Luis B., ahora también imputado a sus 37 años. Con 14 ya estaba en la escuela, manteniendo relaciones sexuales con mayores y menores y con el propio Fernando, según la versión de Edith (que admite haberse acostado con él cuando era menor). De mayor pasó a convertirse en uno de los líderes.

Años más tarde, en una familia posterior llegaron, de adolescentes, María José G. P. e Ivonne G., otras dos imputadas que también coincidieron con Edith. Cuando el matrimonio se separó, María José se convirtió en la nueva novia de Fernando Torres Baena. Él las usaba a ambas como cebo ante los chicos; eran las primeras en introducir a los menores en las artes amatorias y prepararles para Fernando, según decenas de declaraciones de víctimas. Una dibujó una pirámide explicando el funcionamiento de la secta: en el vértice está Fernando; abajo, María José e Ivonne; en un tercer peldaño situó a Juan Luis. Todo lo demás era "la plebe". Tanto Juan Luis como María José e Ivonne habían sido, probablemente, "plebe" cuando llegaron a la escuela tiempo atrás.

Todo se destapó el pasado 26 de enero. Una adolescente se atrevió a hablar con un profesor suyo del colegio y con la policía para evitar que el hermano pequeño de una compañera de clase, de nueve años, sufriera los mismos abusos que ella. A partir de aquí se desencadenaron las denuncias. Tres de los imputados (Fernando, su novia María José e Ivonne) están encarcelados. Otros tres, Edith, Juan Luis y José (hermano de María José), han quedado en libertad. Salvo Edith, el resto niega todas las acusaciones. Torres Baena asegura que se trata de un complot organizado por algún club deportivo y que sólo ha tenido relaciones con mayores de edad. En la casa de la urbanización El Edén, en la playa de Vargas, la policía encontró los artilugios sexuales (consoladores, películas pornográficas...) de los que hablaban los denunciantes que formaban parte de la familia actual.

¿Qué les puede pasar a los imputados? Las penas dependerán de cada hecho concreto que quede acreditado y de la edad de los que han sufrido los abusos. Los actos sexuales

con menores de 13 años son delito en todo caso. Cuando la víctima es mayor de esa edad, se considera que no hay consentimiento si éste se ha obtenido "prevaliéndose el responsable de una situación de superioridad manifiesta" que coarte su libertad. Las penas se agravan, además, cuando ha habido penetración de algún tipo. El Código Penal recoge también un tipo específico para cuando el abuso se comete con menor de 13 a 16 años que ha consentido mediante engaño. Alguno de los delitos puede haber prescrito.

En la causa se están investigando centenares de presuntos abusos. La policía, en su informe final al juzgado, ha concluido lo siguiente: "Los imputados constituyen un grupo organizado de pederastas (asimilable a una secta, con un líder carismático) que aprovechaban su vinculación e influencia en el mundo del kárate para atraer a los menores y ganarse su confianza y admiración. (...) Fernando Torres Baena es el cabecilla del grupo, llevando décadas realizando estos actos con total impunidad".

 

El fiscal pide hasta 300 años en el mayor proceso de abusos a menores

El escrito de acusación del 'caso Kárate' sostiene que el profesor Torres Baena era un "depredador sexual" que manipuló a sus alumnos durante al menos 15 años

MÓNICA CEBERIO BELAZA- Madrid - 23/11/2011

EL PAIS

Fernando Torres Baena, el profesor y excampeón de España de kárate acusado de abusar durante décadas de sus alumnos y de formar una especie de secta con menores a los que iniciaba sexualmente a edades muy tempranas, ha mantenido su inocencia desde su detención, en febrero de 2010. Asegura que toda la acusación -asentada en el testimonio de las víctimas- está basada en un complot organizado para acabar con su escuela. La fiscalía, sin embargo, acaba de acusarle de ser un "depredador sexual" y de usar "técnicas psicológicas de manipulación tendentes a obtener la sumisión a todos los niveles de aquellos menores hacia los que ha sentido algún tipo de inclinación o apetencia sexual". El ministerio público pide que se le condene a 303 años de cárcel por más de 50 delitos de abusos sexuales, corrupción de menores y tenencia ilícita de armas en un procedimiento que podría convertirse en el mayor caso de pederastia acaecido en España.

 Casa_Fernando_Torres_Baena_playa_Vargas_Aguimes_Gran_Canari.jpg

                                                ESTE ES EL LUGAR DE LOS HECHOS.

El ministerio público pide además, también por delitos de abusos sexuales y corrupción de menores, 154 años de prisión para la pareja de Torres Baena desde 1999, María José González, cinturón negro y monitora de la escuela; 146 para Ivonne González, otra profesora acusada de participar en los abusos que podría haber sido a su vez víctima de Torres Baena cuando era adolescente; y 18 para Juan Luis Benítez, también trabajador del centro. Todos ellos habrían formado parte, según el escrito de acusación del fiscal, de un sistema perfectamente organizado para abusar de los jóvenes alumnos -algunos, niños- que pasaban por la escuela del prestigioso Torres Baena y eran elegidos por el líder. El principal acusado, de 55 años, era cinturón negro 6º Dan, fue presidente de la Federación de Kárate de Gran Canaria y director de I+D de la Federación Española de Kárate.

El fiscal habla de una red de captación que los procesados hacían funcionar como una "tela de araña". María José González (33 años), Ivonne

González (31) y José Luis Benítez (38) trabajaban como monitores en distintos centros deportivos. Eran ellos los encargados, según la fiscalía, de hacer la selección de niños y adolescentes guapos y buenos deportistas en los que podría estar interesado Torres Baena. De allí eran derivados al gimnasio que él gestionaba en Las Palmas de Gran Canaria. Pero no todos los menores de la escuela sufrieron abusos. Allí se hacía la selección final de los elegidos para formar parte del grupo de entrenamiento que hacía concentraciones en el chalet de Torres Baena en Playa de Vargas (Agüimes), donde, según la fiscalía, "se desarrollaron durante al menos los últimos 15 años auténticas orgías sexuales donde los menores no solo se debían prestar a cualquier tipo de actividad sexual" con Torres Baena y sus lugartenientes, "sino que eran inducidos a mantener las mismas prácticas con cualesquiera otros de los alumnos menores asistentes, sin distinción de edad, sexo o número de participantes".

El principal acusado lograba gracias a sus técnicas de manipulación, según el escrito de la fiscalía, que los menores "se plegaran a sus deseos lúbricos (...) en los que cabía no solo cualquier tipo de práctica sexual sino que era indiferente su posición tanto como sujeto activo o pasivo y sin importarle el género masculino o femenino de la víctima propiciatoria, ni mucho menos la edad de esta". De hecho, la fiscalía sostiene que Torres Baena se acercaba a propósito a niños de corta edad porque le resultaba "mucho más fácil vencer cualquier tipo de resistencia emocional al plantear sus deseos sexuales como métodos de educación y mejora deportiva".

La gran pregunta sobre este caso ha sido, desde el principio, cómo logró Torres Baena que ninguno de los alumnos que presuntamente han sufrido abusos durante los últimos 15 o 20 años lo relatara a sus familiares o amigos. La fiscalía da su respuesta a este interrogante. "Los cuatro procesados", mantiene el fiscal Pedro Gimeno, "planteaban el establecimiento de relaciones sexuales como método de evolución personal y deportiva, logrando de esta manera vencer las lógicas reticencias culturales y morales de los menores, postulándose como una suerte de 'familia alternativa' en la que el visionado de imágenes pornográficas, el consumo de bebidas alcohólicas y/o derivados cannábicos eran tolerados, proyectando en los menores un esquema de relajación moral que, unido a la habitual rebeldía de los adolescentes y preadolescentes, favorecía la consecución de sus objetivos".

Sobre la personalidad de Torres Baena y cómo lograba doblegar la voluntad de los menores, el fiscal afirma que, "dada su condición de 'héroe o Dios' deportivo y espiritual de todo el colectivo, no dudaba en fomentar sentimientos de culpabilidad y/o fracaso en los diferentes menores cuando estos se negaban a cualquier práctica sexual".

El escrito relata después, uno a uno, los casos en los que alumnos menores de edad han sufrido abusos por parte de alguno -o varios- de los procesados en el gimnasio o en el chalet de Playa de Vargas. Cuando Torres Baena quería que los alumnos tuvieran relaciones entre sí, era él mismo quien elegía a las parejas o grupos -"tríos, cuartetos y hasta quintetos"- y el tiempo de duración del contacto sexual.

Torres Baena fue detenido en febrero de 2010 y lleva en prisión desde entonces junto a María José González e Ivonne González. Juan Luis Benítez está en libertad bajo fianza de 400.000 euros. El titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Las Palmas, Miguel Ángel Parramón, dictó el pasado julio auto de procesamiento contra los cuatro inculpados por abusos sexuales cometidos contra 61 alumnos según la relación del juez, que la fiscalía rebaja ahora a 38. En total se ha tomado declaración a 177 alumnos y exalumnos de la escuel para tratar de determinar cómo se prevalía presuntamente Torres Baena de su autoridad para abusar de los menores, pero en algunos supuestos los hechos habrían ya prescrito por el paso del tiempo y en otros la fiscalía ha considerado que no había pruebas suficientemente sólidas para sostener la acusación

 

 

Published by redune-info
Comenta este artículo
26 noviembre 2011 6 26 /11 /noviembre /2011 23:54

                                SECTAS EMPRESARIALES

 

 

En tiempos de crisis proliferan las sectas. En este caso, nos referimos a las llamadas sectas empresariales o comerciales. Esperanza Suárez entrevista a personas que fueron víctimas de este tipo de sectas y analiza la estrategia y comportamientos de estos grupos. También reflexiona sobre el valor del dinero y nuestras motivaciones a la hora de trabajar.

 

                   ENLACE  DIRECTO,PINCHAR AQUI:              linksectas-20comerciales-20y-20negocios-20multinivel.jpg

 
Published by redune-info
Comenta este artículo

Presentación