*Las 10 grandes mentiras de las empresas MLM y modelos de negocio multinivel.

mentiras-mlm.jpg

 

Primera mentira MLM: Las posibilidades para generar grandes ingresos en un negocio multinivel son muchísimo mayores que con cualquier otro negocio convencional.

La realidad es que las probabilidades para perder toda la inversión realizada en un negocio multinivel, superan el 99%. Una propuesta multinivel es una propuesta para realizar una inversión sin beneficios ya que menos del 1% de distribuidores llegan a ganar algo en un modelo de negocios basado en este sistema.

Hablar de generar grandes ingresos e independizarse económicamente gracias a un negocio mlm, es retroceder más de veinte años en el tiempo y no adelantarse veinte años al futuro.

Segunda mentira MLM: El network marketing es la forma más efectiva de comercializar un producto. Los clientes confían más en las recomendaciones de un amigo que en las de un desconocido.

La venta del ‘boca a boca’ forma parte del pasado alejándose abismalmente de la nueva ola del futuro que predican sus distribuidores. Vender directamente a familiares y amigos limita mucho el campo de elección de éstos y les obliga a cambiar drásticamente sus hábitos a la hora de realizar sus compras.

La realidad es que los sistemas multinivel dependen de la venta de la oportunidad de negocio, en lugar de la venta del producto, para poder convertir posteriormente a esos distribuidores en clientes.

Tercera mentira MLM: El éxito de los sistemas multinivel está garantizado ya que las formas de negocio que conocemos quedarán obsoletas muy pronto.

Según Bill Gates, los negocios convencionales quedarán obsoletos por el efecto de Internet y nunca por el efecto multinivel. En Internet, un negocio puede realizar miles de ventas diarias mientras que, por la filosofía y política mlm, esto nunca será posible por la necesidad del contacto físico con cada cliente o distribuidor, con su correspondiente y complicado cierre personal de la venta.

La venta multinivel ralentiza exageradamente el tiempo mínimo para triunfar en cualquier negocio y aumenta el número de fracasos entre las comunidades de emprendedores que se alejan de las verdaderas oportunidades de negocio actuales.

Cuarta mentira MLM: Los negocios multinivel son una forma diferente de entender la vida. La motivación y el estado anímico de cualquier distribuidor mlm es muy superior al de cualquier emprendedor ajeno a este sistema.

La motivación que cualquier distribuidor experimenta, no es muy diferente a la que cualquier persona en este planeta tiene ante el lujo y el dinero en grandes cantidades. Todos los negocios multinivel apelan a la independencia financiera como medio para conseguir la felicidad y apartan completamente la necesidad de potenciar las virtudes y habilidades reales de cada persona como profesional.

Los principales eventos formativos de estos modelos de negocio, están enfocados únicamente en la motivación y autosuperación personal para conseguir un estado de felicidad óptimo. En el lado opuesto, las mayores empresas de este mundo apuestan por la formación profesional de sus empleados y directivos en lugar de apostar mayoritariamente por la formación motivacional.

Quinta mentira MLM: El multinivel es un movimiento espiritual y una gran familia en la que todos se apoyan y se respaldan. Muchos pocos y pocos muchos es la forma de cambiar el mundo.

Aquellos que enfocan sus creencias en los bienes materiales y en la abundancia económica están contaminando enormemente las verdaderas creencias espirituales y religiosas que unen a las personas.

Realizar preguntas comprometidas en una familia multinivel es identificado como una traición a su religión y estado de felicidad celestial. No hacerlas es traicionarse a uno mismo y decidir abandonar el negocio en cuestión, es tachado de fracaso e incapacidad para perseguir un sueño.

Sexta mentira MLM: Conseguir el éxito económico en un negocio multinivel sólo es cuestión de constancia. Todos tus amigos y conocidos serán tus clientes de por vida y tu negocio crecerá exponencialmente.

La comercialización de productos basada en la venta a familiares y amigos es el elemento destructivo que predomina en la personalidad de un emprendedor. Las personas no son gratas a las presiones a la hora de decidir realizar una compra.

Intentar basar un negocio en la venta directa a personas cercanas a tu entorno condiciona las realiciones sociales con un círculo de amistades. En algunos casos ha llegado a destruir familias y a provocar el distanciamiento entre amigos y conocidos.

Séptima mentira MLM: Un negocio multinivel puede realizarse a tiempo parcial o en los ratos libres. Dedicarle sólo unas pocas horas semanales provocará una considerable fuente de ingresos a corto-medio plazo.

La realidad es que un negocio multinivel requiere un exagerado derroche de tiempo y de esfuerzo para comenzar a ver algún ingreso, así como una serie de habilidades y capacidades innecesarias en cualquier otro modelo de negocio.

La persistencia con la que hay que trabajar un multinivel convierte a cualquier emprendedor en vendedor durante venticuatro horas diarias. Cualquier persona pasa a convertirse en un cliente potencial y cualquier oportunidad es buena para poder vender. La transformación de la personalidad que sufre un distribuidor multinivel provoca interminables discusones entre él y el mundo y la dedicación que requiere consume las ilusiones de demasiados emprendedores que persiguen el éxito.

Octava mentira MLM: Los sistemas multinivel se preocupan del optimismo de las personas, del crecimiento empresarial, del desarrollo espiritual y de la libertad personal y financiera de cada persona.

La distorsión de la realidad generada por los sistemas multinivel es tal que cada distribuidor termina convencido de poseer su propio negocio y un gran equipo humano que velará por su crecimiento. Estudios realizados confirman que las empresas multinivel centran sus técnicas de marketing en la explotación de la desesperación de las personas.

Los multiniveles son presentados a su mercado potencial como la solución a los problemas de cualquier persona. Todo el mundo desea o necesita dinero y dicha necesidad y deseo son fuentes de ingresos inagotables para el verdadero dueño del negocio y propietario de la empresa multinivel.

Novena mentira MLM: Un negocio multinivel es la mejor oportunidad de ser tu propio jefe y dejar de ser empleado. Conseguir la independencia económica es una realidad al alcance de cualquiera.

Ser distribuidor multinivel y poseer una licencia de distribución se aleja mucho de poseer un negocio propio. Más bien es una ilusión generada por expertos en network marketing para potenciar el crecimiento de sus fuentes de ingresos.

La participación mlm obliga a la duplicación en red para la empresa y no para el individuo. Cualquier distribuidor que pierda su licencia o abandone el negocio, perderá todos sus clientes y pasarán a formar parte del verdadero propietario. Los clientes son la base financiera de un negocio y, en un sistema multinivel, no se tiene ningún control sobre ellos.

Décima mentira MLM: El marketing multinivel es un sistema totalmente legal y no se parece en absoluto a los sistemas piramidales ilegales. Los multiniveles comercializan productos y las pirámides comercializan personas.

El simple hecho de disponer de un producto para comercializar no excluye a un negocio multinivel de practicar un sistema piramidal. La mayoría de multiniveles buscan cualquier producto como excusa para generar grandes ingresos por la captación de nuevos distribuidores.

El multinivel sólamente es legal bajo unas estrictas condiciones. Demasiadas empresas violan las leyes multinivel por el simple hecho de no ser perseguidas. Al menos el 70% de las ventas de una empresa multinivel, debe proceder de los clientes y no de los distribuidores para poder ser legal. Esta ley es violada indiscriminadamente por una mayoría abrumadora de empresas mlm que centran sus esfuerzos en el reclutamiento de distribuidores.

 


 

Personnaly © 2014 -  Alojado por Overblog